¿Por qué Michael Jordan nunca llegó a ser entrenador? El propio Jordan lo explica

¿Por qué Michael Jordan nunca llegó a ser entrenador? El propio Jordan lo explica

Quizás en algún momento te hayas podido preguntar cómo Michael Jordan, un jugador que ha marcado tantas diferencias sobre la cancha, no ha sido nunca entrenador profesional. Con todo lo que podría aportar, tanto a nivel de conocimiento como de preparación y mentalización. Pero el propio Jordan, que ganó seis títulos NBA como jugador, dos oros olímpicos con Estados Unidos y el campeonato de la NCAA con Carolina del Norte, confiesa los motivos.

«No tenía paciencia para entrenar. Mi mayor problema, desde un punto de vista competitivo, es que la aproximación al juego de los deportistas de hoy es totalmente distinta a la mía. Para mí, pedirle a un chico que viese o se tomase las cosas como lo hacía yo, que jugase así, sería injusto. Y si lo pidiera y no lo hiciese, no sabría decir cómo respondería emocionalmente», expresa.

La leyenda de los Bulls incide en que su mentalidad no habría estado preparada para lidiar con un vestuario que no estuviese a la altura de su exigencia. «No creo que hubiese tenido paciencia para ello, entrenar es algo que nunca pensé que pudiera hacer desde un punto de vista emocional. Soy muy distinto, en la percepción, a los chicos de hoy en día», explica en una entrevista a Marvin R. Shanken.

Donde sí ha dado el paso Jordan es en los despachos. En el verano de 2006 compró una parte minoritaria de los entonces llamados Charlotte Bobcats (hoy Hornets). Y cuatro años después se convirtió en el principal accionista de la franquicia, ubicada en el estado donde nació, se crió y compitió en el panorama universitario. Aún hoy mantiene ese rol de propietario de los Hornets, aunque en ese período el equipo solo ha logrado clasificarse dos veces para la fase final. En ambas cayó además en Primera Ronda.