NBAEstás viendo//Porzingis recuerda algún mal momento en Sevilla: "Hice la maleta, pensé en irme"
Porzingis recuerda algún mal momento en Sevilla: “Hice la maleta, pensé en irme”

Porzingis recuerda algún mal momento en Sevilla: “Hice la maleta, pensé en irme”

Porzingis disfruta actualmente del éxito en Nueva York, pero su camino hacia la cima del baloncesto no ha sido fácil. El letón, que tuvo que abandonar su hogar con 15 años para macharse a España, cuenta en primera persona cómo fueron sus inicios en el mundo del baloncesto, y las trabas que se encontró hasta triunfar en el deporte de la canasta.

Lo hace en The Players Tribune, en un texto en el que muestra su lado más personal. Recogemos algunos de los aspectos más interesantes.

(Su infancia en Letonia) “Mis hermanos mayores tenían un apodo para mí, era “Pastaritis”, que en Letonia significa el hijo más pequeño de la familia, pero a mi me lo llamaban por ser “empanado”. Creo que me lo decían porque cuando jugaba al basket vivía el momento, no pensaba en nada más, para ellos igual eso significaba que no prestaba mucha atención a lo que sucedía a mi alrededor”.

(Llegada a Sevilla) “Llegué con 15 años. Considerando que era muy cercano a mi familia, estar lejos de ellos y vivir en un país en el que no hablaba el idioma fue muy duro”. 

(Pensó en abandonar el equipo) “En Navidad regresé a Letonia, recuerdo llegar al aeropuerto, escuchar a gente hablando letón, y pensar “oh Dios, esto está muy bien, esto es el cielo”, quería estar en mi casa todo el tiempo que pudiera […] Los primeros dos días cuando regresé a España quería irme a casa de nuevo, no quería estar allí, así que recogí todas mis cosas. Recuerdo que olía la ropa que mi madre había lavado cuando estaba en casa, pensé en ello durante un par de días, la maleta estaba hecha, hasta que empecé de nuevo los entrenamientos con mi equipo”. 

(Su enfermedad) “Cuando volví a jugar los doctores me dieron vitaminas, ya había tomado una serie de cosas y empecé a sentirme enfermo, no tenía esperanzas en que funcionaran. Pero empecé a sentirme mejor, a correr más y a no sentirme dormido por las mañanas. En un inicio no me dijeron que era lo que me había pasado, pero a las pocas semanas me dijeron que había sufrido de anemia”. 

(Temporada rookie) “Tuve muchas jugadas buenas la pasada temporada, pero mi favorita es la que no contó. Crecí viendo highlights y los game-winners me parecían lo más. Especialmente aquellos en los que la bola está todavía en el aire, el reloj se pone a cero y la pelota atraviesa la red. Cuando era niño soñaba con ello. En Charlotte, cogí la pelota cuando quedaban 0.6 segundos, me tire para atrás y la hice volar, ¡fue un tiro ganador! Estaba celebrando, mis compañeros me abrazaban, Melo se reía… el sueño se hizo realidad, pero no. Los árbitros revisaron la jugada y no ganamos el partido. Para mí era como si lo hubiéramos ganado, fue importante demostrar que puedo jugarme esos tiros”. 

(Objetivos esta temporada) “Creo que tenemos que clasificarnos para Playoffs, y ese es mi objetivo. Un día me gustaría también conseguir un cuádruple doble: puntos, asistencias, rebotes y tapones. Melo se quedo cerca de unos pocos triples-dobles la pasada temporada”. 

(La bendición de Kobe) “Estábamos jugando ante los Lakers en la segunda mitad de la temporada. Kobe vino hacia a mi después del partido y me dijo “tienes un brillante futuro por delante”. Me alucinó, Kobe es mi ídolo, fue un gran honor”. 

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)