Posturas encontradas entre los jugadores de la NBA. ¿Siguiente paso a dar?

Posturas encontradas entre los jugadores de la NBA. ¿Siguiente paso a dar?

La reunión entre jugadores que tuvo lugar tras la no disputa de los partidos del miércoles no terminó bien del todo y no hay una hoja de ruta definida

La decisión de los equipos NBA de no jugar los partidos correspondientes a la jornada del miércoles 26 de agosto como protesta por el incidente en el que un policía disparó en siete ocasiones a Jacob Blake en Wisconsion fue el inicio de una serie de acontecimientos y decisiones a tomar por la Liga, sus franquicias y, sobre todo, los jugadores. Todos los integrantes de las plantillas estuvieron invitados a una reunión en la que elaborar una hoja de ruta a seguir, pero no se acabó llegando a ninguna conclusión ni quedó claro el siguiente paso a dar. Mientras que algunos equipos como Los Angeles Lakers y Los Angeles Clippers, según informa Adrian Wojnarowski (ESPN), hablaron la posibilidad de poner punto y final a la temporada sin más dilación, otros prefirieron la opción de seguir utilizando la competición como plataforma y altavoz de su postura antes la desigualdad racial.

Según informó David Aldridge (The Athletic), la reunión de jugadores y entrenadores trató diferentes temas y hubo algún que otro encontronazo de posturas, acabando de una forma un tanto fea y la idea fue hablar nuevamente el jueves 27 de agosto por la mañana, a la misma hora a la que la Junta de Gobernadores de la NBA ha convocado una reunión de emergencia. Wojnaroski publicó en su cuenta de Twitter que algunos jugadores pidieron explicaciones a los Milwaukee Bucks por haber tomado la decisión de no jugar sin contar con el resto de equipos de la Liga, al tiempo que otros jugadores como Jaylen Brown alzaron la voz diciendo que no había ninguna explicación que dar y que apoyaba al máximo el movimiento del conjunto de Wisconsin. Con la temporada en el aire, otro de los temas a tratar por parte de los jugadores y la NBPA (el sindicato de jugadores) fue la repercusión económica en caso de dar por terminada la temporada y la posibilidad de un lockout de cara a la siguiente campaña.

Mientras que los propietarios de las franquicias NBA apoyaron en su totalidad la decisión de los jugadores, las discrepancias entre estos podrían complicar el rumbo de los acontecimientos. Varias fuentes apuntan a que LeBron James Kawhi Leonard, como portavoces de Lakers y Clippers respectivamente, fueron quienes más empeño pusieron en finiquitar una temporada que ya de por sí estaba siendo bastante particular por todo el tema de la burbuja de Orlando, consecuencia de la pandemia mundial de coronavirus. Según indica Shams Charania (The Athletic), Udonis Haslem quiso explicar al resto de jugadores que la temporada no podría continuar sin esos dos equipos y LeBron James se marchó de la reunión, seguido por el resto de integrantes de las plantillas de los dos conjuntos angelinos.

El mismo Charania comentó también en su cuenta de Twitter que al margen de los dos equipos de LA, el resto de conjuntos aún en la burbuja votaron por seguir con la temporada. Un lima complicado en el cual cada uno se fue a su habitación sin saber a ciercia cierta hacia dónde conducía la decisión tomada por los Milwaukee Bucks horas antes ni las acciones más correctas a llevar a cabo.

Consecuencias de un posible adiós prematuro de la NBA

Al fin y al cabo, parece que todo dependerá de los propietarios: si no son capaces de planificar un buen plan contra la justicia social y el racismo en fechas cercanas, la opción de que los jugadores se nieguen a jugar es algo muy real. Además de la reunión de jugadores a las 11:00 de la mañana (hora de Estados Unidos) entre los propios jefes de franquicia habrá otra para conocer la hoja de ruta a seguir.

Pero lo cierto es que, si se detuviera la competición, habría un fuerte impacto en la competición norteamericana, puesto que el esfuerzo realizado para sacar adelante la competición en el complejo de DisneyWorld ha sido enorme. Las franquicias podrían dar por finiquitado el convenio colectivo, los jugadores no cobrarían sus salarios y la liga se abocaría al cierre patronal y las negociaciones para definir un nuevo convenio. Un escenario que, en medio de la pandemia, complicaría aún más la situación.

Al fin y al cabo, parece que todo dependerá de los propietarios: si no son capaces de planificar un buen plan contra la justicia social y el racismo en fechas cercanas, la opción de que los jugadores se nieguen a jugar es algo muy real.

Los ecos de la histórica decisión tomada por la NBA han llegado hasta el ex presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que aplaudió la actuación de los jugadores de la NBA y que posteriormente se extendió a la WNBA. «Felicito a los jugadores de los Milwaukee Bucks por defender lo que creen, a entrenadores como Doc Rivers y a la NBA y la WNBA por dar ejemplo. Se necesitarán todas nuestras instituciones para defender nuestros valores». Bill Russell, el jugador con más anillos de la historia, también se sumó al apoyo. «Me conmueven todos lo que los jugadores NBA hacen por defender lo que es correcto. Mi apoyo a todos ellos».