NBAEstás viendo//¿Qué fue de Hasheem Thabeet, el gigante #2 del draft que nunca triunfó en la NBA?
¿Qué fue de Hasheem Thabeet, el gigante #2 del draft que nunca triunfó en la NBA?

¿Qué fue de Hasheem Thabeet, el gigante #2 del draft que nunca triunfó en la NBA?

Ha pasado un año en blanco, pero entrenando para volver a la élite. Tendrá una oportunidad a través de la G-League.

¿Recuerdas a Hasheem Thabeet? ¿No? Fue número 2 del Draft de 2009, por detrás de Blake Griffin, pero por delante de jugadores como James Harden (#3), Ricky Rubio (#5), Stephen Curry (#7) o DeMar DeRozan (#9). Pues bien, después de un paso sin pena ni gloria por la NBA, este gigante tanzano de 2.21 tendrá una enésima penúltima oportunidad a través de la G-League., como integrante de los Fort Wayne Mad Ants.

Hasheem Thabeet no jugó en toda la temporada pasada, pero aun así el equipo afiliado a los Indiana Pacers llegó con él a un acuerdo por una campaña. El fichaje se produce después de que la última puesta en acción del pívot en partido oficial se remonte al curso 2017-18, cuando formó parte de los Yokohama B-Corsairs de la liga japonesa. Allí promedió 13.1 puntos, 8.4 rebotes y 2.3 tapones en 23.7 minutos por partido. Las dudas, ahora, son muchas.

La ‘desaparición’ de Hasheem Thabeet

El paso de Hasheem Thabeet por la NCAA, como jugador de UConn, fue muy prometedor con 13.6 puntos, 10.8 rebotes y 4.2 tapones. Pero llegado a la NBA todo se fue difuminando poco a poco. Su carrera en la Liga, tras ser seleccionado por los Memphis Grizzlies en el draft, se desarrolló en otros tres equipos más: Houston Rockets, Portland Trail Blazers Oklahoma City Thunder. Sin embargo, nunca llegó a hacerse un hueco en ninguno de ellos, disputando un total de 224 encuentros entre 2009 y 2014. En ese tiempo sólo pudo firmar 2.2 puntos, 2.7 rebotes y 0.8 tapones.

«Miro a aquella época y pienso, ‘wow, ¿por qué no salieron bien las cosas en aquel momento? Ahora, viéndolo en perspectiva, puedo fijarme en lo que salió mal y concentrarme en el presente», explicaba en su momento el propio Thabeet en una entrevista con CBSSports. Sin embargo, antes de llegar a la actualidad pasó por tres equipos de la G-Leegue (Dakota Wizards, 6 partidos en 2009-10; Rio Grande Valley Vipers, 6 partidos en 2010-11; y Grand Rapids Drive, 49 partidos en 2014-15).

¿Dónde ha estado Hasheem Thabeet el último año?

Después de la citada aventura asiática del pívot, la pregunta ahora es por qué no ha jugado durante la temporada 2018-19 Thabeet. Al parecer, la respuesta es que ha trabajado para adaptarse al baloncesto que se juega en la actualidad en la NBA. Desde el primer momento, el gran pero que se le ponía al tanzano en la Liga era la falta de una versatilidad necesaria para triunfar en el baloncesto profesional norteamericano.

Hasheem no es un center con los fundamentos, la movilidad y el tiro de hombres como Nikola Jokic o Marc Gasol, pero tampoco alguien explosivo y con capacidad para dividir defensas como Clint Capela. Por este motivo ha estado echando horas en la cancha junto a Keith Williams, entrenador personal con el que han trabajado durante años jugadores como Kevin Durant, DeMarcus Cousins o Markelle Fultz. Dicho de ha entregado a lo que el preparador le ha pedido. «En los últimos meses y años no he jugado, pero he estado tratando de ponerme al día corriendo y trabajando en mi tiro», confiesa Thabeet. «Vamos a cualquier lugar donde haya una cancha de baloncesto. Keith Williams me llama, me dice dónde tengo que ir y yo voy».

¿Qué ha cambiado en este tiempo?

Según cuenta el propio Keith Williams, el center tanzano «es ahora mucho más maduro, entiende cómo funcionan ciertas cosas y sabe lo que hace falta para poder volver a la NBA y ayudar a un equipo a conseguir victorias». Además de trabajar en el lanzamiento de media y larga distancia, el principal énfasis del entrenador y el jugador ha sido conseguir un perfil más similar al del anteriormente citado Capela, capaz de decidir en las proximidades del aro, pero también de alejarse para jugar el pick-and-roll con los jugadores exteriores.

«Estoy listo. No importa lo que se haya dicho de mí. He dejado todo atrás y estoy preparado para lo que venga. Todos los estereotipos que se me pudieran aplicar ya no valen. No soy la misma persona ni el mismo jugador», avisa Thabeet. «Me encuentro muy bien mental y espiritualmente. La clave ha sido seguir aprendiendo a entender el juego. Es lo que he hecho siempre. Podía haberme vuelto a casa, a Tanzania, y vivir la vida, pero amo demasiado este deporte».

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)