¿Qué impacto económico trae retrasar el comienzo de temporada?

¿Qué impacto económico trae retrasar el comienzo de temporada?

Hace unos días que la NBA confirmó que el regreso de la competición para la próxima temporada no iba a celebrarse en las fechas en las que inicialmente se había acordado. Se hablaba del 1 de diciembre como fecha límite para comenzar la campaña 2020/2021, pero después de los últimos acontecimientos vividos en la burbuja y el avance del coronavirus por Estados Unidos, la decisión ha cambiado. “Ahora mismo diría que el 1 de diciembre es una fecha demasiado prematura para el inicio cuando todavía estamos trabajando en esta temporada”, comentó el comisionado Adam Silver para el medio ESPN.

Y si lo dice el hombre encargado de reestructurar el calendario de este año, tratando de salvar los retrasos que se han ido produciendo en este final de curso y la celebración de las Finales, es porque los equipos ya están al tanto de la situación. Ahora la pregunta es qué repercusiones va a tener todo esto, sobre todo a niveles económicos. Porque precisamente una de las ideas de la NBA es que pueda haber público en las gradas una vez que acabe el parón. Eso es porque de los 8.000 millones de dólares que manejan las franquicias, el 40% lo representan las taquillas de los pabellones.

Seguir los partidos en vivo, apostar en directo

Todo ello también podría afectar a los contratos televisivos, de patrocinio y de promoción de la competición. Hay que recordar que la NBA firma acuerdos con algunos portales de apuestas muy importantes, www.casasdeapuestasonline.net/directo/ aporta una buena lista de ellos, con el fin de mover el mercado de apuestas en directo. Acuerdos que podrían verse afectados. Lo propio ocurre con los pactos con las cadenas de televisión, con las que sí parece posible llegar a un acuerdo, pero con las que será preciso negociar previamente para garantizar su presencia y cobertura. Esta también es una parte importante y fundamental de los presupuestos que manejan los clubes de la liga.

En este sentido lo que más les interesa a los planteles es que se retrase lo máximo posible la fecha de regreso, para poder tener más seguridad y más certeza de cuál es la realidad en el país americano con respecto al covid-19. El inicio tardío del mercado de fichajes podría suponer un gran respiro para la liga a nivel económico, ya que el límite salarial se mantendría en torno a los 109 millones de dólares. No son los 115 millones que se manejaban como cifra antes del parón obligado del mes de marzo, pero es un mal menor sobre todo para equipos que ya habían trabajado en nuevos refuerzos con estas cantidades.

Jugadores afectados

Es el caso de los Dallas Mavericks que se habían interesado en Facundo Campazzo, jugador argentino del Real Madrid. Si el límite salarial descendiera a causa de la falta de espectadores, ambas partes se encontrarían con un problema. Entre otras cosas porque el de Córdoba necesita que el equipo que le quiera sea el que corra con los gastos del finiquito del contrato que le sigue uniendo al combinado de la capital española. Los equipos podrían hacer un esfuerzo después de ver la exhibición de Facu en la final de la Supercopa Endesa en la que fue MVP, pero no hay nada seguro.

A eso hay que añadir que sin una fecha concreta de inicio, Campazzo podría enfrentarse a varios meses sin competir a la espera de incorporarse a su nuevo equipo. De momento, el draft ya se ha retrasado un mes en el calendario. La fecha original era la del 16 de octubre y ahora se ha programado para el 18 de noviembre. Del inicio oficial de la competición todavía no se sabe nada, pero tampoco puede demorarse demasiado porque los Juegos Olímpicos de Tokio estarán a la vuelta de la esquina en verano de 2021, y son varios los jugadores de talla mundial estadounidense que habían manifestado su deseo de luchar por el oro. Si la fecha de arranque se va más allá de 2021, resultaría complicada su presencia.

En cuanto a los efectos de la pandemia en los equipos, la NBA está en conversaciones con compañías farmacéuticas para tratar de implementar lo antes posible el test de respuesta mucho más rápida. Eso agilizaría los procesos mucho más y aliviaría uno de los temores de la organización que no es otro que la gran cantidad de viajes que tienen que realizar los equipos. La idea sería tener un calendario enfocado a que los equipos jueguen varios partidos en casa de forma consecutiva para tener todo más controlado.