El día que Rasheed Wallace quiso entrar en el vestuario de los árbitros

El día que Rasheed Wallace quiso entrar en el vestuario de los árbitros

Rasheed Wallace tiene el récord de técnicas pitadas en su contra en una temporada y muchos árbitros le definen como el jugador más difícil de pitar

Rasheed Wallace tiene el récord de técnicas en la NBA con 41 durante la temporada 2000-01. Pese a que sus 317 técnicas a lo largo de toda su carrera le colocan por detrás de Karl Malone y Charles Barkley en la lista de históricos de la NBA, lo que sí es cierto es que Sheed fue el jugador más difícil de pitar de todos los tiempos. Así le consideran algunos árbitros de la Liga, como por ejemplo un Danny Crawford que habló recientemente en el podcast Celtic Talk.

El colegiado recuerda una situación de lo más complicada cuando Rasheed Wallace intentó entrar en el vestuario de los árbitros al terminar el séptimo partido de las Finales de 2010 en las que los Lakers ganaron a los Celtics en los que él jugaba. El ala-pívot se presentó en la puerta del camerino y tuvo que ser disuadido por las fuerzas de seguridad. Un momento que sirve a Crawford para describir a la perfección la relación de Sheed con los colegiados. «Si piensas en la relación de Rasheed Wallace con los árbitros a lo largo de los años… era algo imposible. Era el jugador más difícil de arbitrar del mundo, de tratar con él. Era imposible».

En lo referente a la visita de Rasheed Wallace al vestuario de los árbitros una vez terminadas las Finales de 2010, el colegiado tiene un recuerdo muy especial. «Alguien de seguridad llamó a la puerta del vestuario. ‘Hey, Rasheed Wallace querría entrar y hablar con vosotros’. Le dije, ‘¿estás en serio?’. Sólo puedo imaginar cómo hubiera sido esa pelea dentro del vestuario. Nos hubiera pateado el culo. Le dije al guardia de seguridad, ‘¿Sabes qué? Ni hablar. Rasheed no puede entrar en el vestuario’. Pero resulta que, supuestamente, quería entrar y disculparse. Eso es lo que escuché después. Pero sabes qué, demasiado tarde».

Sin embargo Crawford nunca se creyó que Sheed sólo quisiera pedir disculpas. «Basándome en su credibilidad, no había manera de que quisiera eso. Imposible. Ya podía ver a los reporteros escribiendo, ‘Enorme pelea en el vestuario de los árbitros’. Rasheed Wallace y Danny Crawford, y Danny Crawford pateándole el culo», comenta entre risas y bromeando.