‘Looking for Luka’, por Jose Ajero

‘Looking for Luka’, por Jose Ajero

Artículo de José Ajero desde la Final Four 2018 de la Euroliga en Belgrado (Serbia).

Emir Kusturica es uno de los nombres más afables de Serbia. Es junto a su baloncesto casi la única gran noticia que aceptamos por militancia de ellos. Fueron los malos de una historia que no escribieron porque perdieron.

Su orquesta gitana tiene bandas sonoras brillantes para sus películas. En «Life Is a Miracle», dirigida por el propio Kusturica, crean una canción llamada «Looking For Luka«. No tiene nada de especial ni nada de sobrenatural. Es un ritmo rápido y divertido que me llega a funcionar como melodía para Luka Doncic.

Seguro que es un poco el ambiente. Seguro que influye la última canasta que metió en esta ciudad. Seguro que puede ser porque la gente se agolpe para verle. De verdad. Es una estrella con sus cinco puntas en Estados Unidos después de un par de días.

Su padre, Sasa, jugó para Estrella Roja, Crvena Zvezda o Red Star de Belgrado. Los taxistas se lamentan de que la pasión de su padre por la ciudad y su origen serbio podrían haber hecho de Luka otro jugador más de las factorías de por aquí. Pero él tiró por su sangre completa y por la de su madre, Eslovenia.

Aún así, su pasión por el basket local es evidente. Su equipo es el Crvena Zvezda; por eso, cuando revolcó el 30 de marzo a Rochestie por el suelo del Pionir, no quiso celebrar. Siempre lo dice. Ama a su equipo y a esta ciudad en la que jugará por el cetro de Europa.

Luka Doncic (Real Madrid); Foto: Rodolfo Molina / Getty Images

Luka Doncic (Real Madrid);
Foto: Rodolfo Molina / Getty Images

Aquí, en casa de Zeljko, donde empezó Jan Vesely, donde se crió Kalinic, Guduric… donde el CSKA tiene a De Colo y al ‘Chacho’ y el Zalgiris hace alucinar a Lituania, él es el nombre. Las montañas de acreditaciones de prensa que aquí se generan, quieren verle, preguntarle y poner cara de reverencia cada vez que sonríe.

La revista SLAM, la que dio las primeras portadas a LeBron James, le considera el mejor europeo en una NBA en la que han jugado Pau Gasol, Dirk Nowitzki y que aún cree que Manu Ginobili nació en el Viejo Continente.

Así que, bueno, pongamos en situación: su agenda personal pasa por ir a USA con el mejor currículum posible; una ciudad que sin representantes le ha elegido como el tipo a seguir y un equipo que llega más relajado que nunca y tan preparado como siempre… Hagan como Kusturica y su banda, busquen a Luka.