De los pies a la cabeza. Los 70’s, en zapatillas, por José Ajero

De los pies a la cabeza. Los 70’s, en zapatillas, por José Ajero

No ibas a encontrar nada de lo que llevaban ellos en los pies. Bueno, salvo si también eras un jugador de basket. Da igual que fueras consagrado o tenías opción de serlo. Entonces, eras la envidia del barrio: “Fresco en la cancha; único fuera de ella”.

La vuelta a las canchas de basket de Converse, primero con Kelly Oubre y ahora con Draymond Green, reabrió un hueco en la máquina del tiempo para mirar al pasado. Explicamos bien aquí lo que fue y lo que pasó. Y ahora buscaré la manera de hablar de las zapas en la cancha y su influencia fuera de ella, más allá de su semilla: las Converse Chuck Taylor. Es complicado encontrar un producto tan dominante. De hecho, nunca salvo en la época de los años de 1950 a 1970, solo hubo una zapatilla; un modelo y un color: la loneta negra, la suela de goma blanca y la clara silueta de las ‘AllStar’.

Otra cosa bien diferente es el inicio de la década de los años 1970. A ver, las Converse siguen vivas, pero empiezan a aparecer otras opciones. Si no estáis muy puestos en el tema de las zapatillas, quizás no os suene Pro-Keds. Pero si estáis aquí es porque de basket si sabéis, y a Pete Maravich, bien que lo conocéis. De la mano del mago de ascendencia serbia, se lanzaban las primeras alternativas.

Son años en los que tienes que intentar mejorar lo que había. Puma había tenido una aceptación brutal en las calles de Nueva York. Estaba empezando a estallar la cultura Hip Hop. Los MCs, graffiteros, ‘break dancers’, DJ’s… llevaban las Suede que fueron readaptadas a las canchas con el modelo ‘Clyde’. Sí, joder, los Knicks ganaban el campeonato en 1973 y Walt Frazier era la imagen del éxito. Estiloso fuera de la madera y el mejor pisando el parqué. Antes de Michael Jordan, ‘The Clyde’ ya tuvo su propio modelo.

Es justo reconocer cómo el nacimiento de la cultura Hip-Hop toma las zapatillas como un elemento más. Empieza la pelea por tener las mejores y más diferentes. A ver, es una locura pensar en que las opciones de multiplicaban por momentos. Primero porque el mercado era aún limitado tanto en oferta como en demanda. Pocos aún eran los ‘enfermos’ y pocas las cadenas de tiendas que tenían más allá de los modelos más básicos.

De hecho, hay un fenómeno tan viejo como el basket profesional que marcaba diferencias. Las zapas se empiezan a convertir en un elemento tan atractivo y codiciado, que muchos de los tipos que se encargaban de reclutar talentos en las calles, las empiezan a utilizar como regalos bajo cuerda. El truco era darles las que nadie podía tener.

La fiebre empezaba a extenderse en canchas de la calle y profesionales. Y eso que Adidas iba poco a poco creciendo -para atacar a la lona de Converse, empezó a utilizar el cuero-… Y sí, Nike que ya había lanzado las Blazers allá por 1973, quería su espacio. Aunque no era ni relevante… No como Puma, la gran sensación de la que hablaremos en la siguiente entrega.