NBAEstás viendo//Zach Randolph se retira: repasamos su carrera en la NBA
Zach Randolph se retira: repasamos su carrera en la NBA

Zach Randolph se retira: repasamos su carrera en la NBA

Zach Randolph deja de lado su intención de volver a jugar en la NBA y anuncia su retirada. 17 años en la mejor liga...

Zach Randolph no volverá a la NBA. A sus 38 años quería seguir, estaba entrenando en verano para conseguir un nuevo contrato como el que había tenido en los Kings, ya solo para ayudar a los jóvenes a ir quemando sus primeras etapas en la Liga, pero ese acuerdo no se ha producido y el ala-pívot no esperará más. TMZ ha hablado con él tras el derbi angelino de Navidad y ha sido el ya ex-jugador el que confirma que se retira.

«Lo di todo por este deporte y él me devolvió todo y más. El baloncesto siempre será una parte de mí. Desde Marion a East Lansing, a Portland, NY, LA, Memphis, Sacramento y todo el que hubo entre medias -gracias a todos por este increíble recorrido-. Un agradecimiento especial a los Memphis Grizzlies y toda la ciudad, a la que siempre llamaré hogar; a mi familia por apoyarme siempre -a mi mamá, hermano y hermanas por hacer este camino conmigo-; a los Portland Trail Blazers por dar una oportunidad a un joven de Marion; al entrenador Moe Smedley; al entrenador Tom Izzo; a los comisionados David Stern y Adam Silver, por la oportunidad; todas las franquicias de la NBA, directivos, empleados y cada uno de mis compañeros. A mi agente Raymond Brothers -no has sido sólo mi agente durante toda mi carrera, sino que también has sido mi hermano-. Amor…»

1.116 partidos de fase regular de la NBA, en la que promedió 16,6 puntos y 9,1 rebotes, a los que hay que sumar los 70 disputados en postemporada. Nunca logró ganar el campeonato, pero sí reconocimientos como ser invitado a participar en el All-Star en dos ocasiones (2010 y 2013) o ser el Jugador Más Mejorado de la 2003/04.

Un pequeño repaso a la carrera de Zach Randolph

Randolph ha sido uno de los jugadores con más calidad de su generación, es innegable.

Después del cambio de siglo y antes del cambio de paradigma en la NBA que marcó la camada de LeBron James en 2003, Z-Bo había irrumpido en la liga norteamericana y no de forma sigilosa. Fue elegido por Portland en la 19ª posición del Draft 2001, llegando a un equipo que estaba en un punto muy importante de su historia y que pasaría inmediatamente a uno de los más conflictivos. Randolph fue una de las razones por las que a ese conjunto, con Rasheed Wallace o Qyntel Woods entre otros, se le conoció como ‘Jail Blazers’ haciendo un juego de palabras con el nombre de la franquicia debido a la cantidad de procesos judiciales por los que atravesaban sus jugadores. Zach Randolph se pegó con un compañero, Ruben Patterson, y protagonizó -alcoholizado- una pelea con su ex-mujer. Fue una entrada con mal pie en la NBA, aunque poco a poco fue empezando a destacar por su juego más que por sus excentricidades.

En los Knicks y en los Clippers jugó una y una, respectivamente, hasta que encontró acomodo en Memphis. Allí se hizo grande. El espíritu del grit ‘n’ grind no se entendería sin él; se formó un equipo con Tony Allen o Mike Conley en el que Randolph pudo explotar por fin toda su calidad, lo que le llevó a las cotas más altas de juego. Su apoyo fue Marc Gasol, que estaba en su segundo año en la NBA cuando él llegó a Tennessee. El español cambió su juego y su carácter, mucho más moldeado y calmado, en los Grizzlies. «Es algo más que baloncesto, es mi hermano. Nos consolamos, hablamos de todo y nos apoyamos con lo que sea», decía él de Gasol. «Nos escuchamos sin entrar en juicios de valor. Estamos ahí para lo que el otro necesite», decía Gasol de él.

Los Grizzlies anunciaron que su camiseta con el número 50 será retirada en un futuro. En Sacramento, su último equipo, dejó un momento viral que le define bastante bien. «En mi barrio nos metemos con los matones», le dijo a DeMarcus Cousins. Había digerido su propia evolución y había ido a mejor, había madurado.

En los Kings terminó su etapa como jugador. Zurdo, con su clásico tiro de media distancia como arma arrojadiza y con un juego de pies excelente, cinta en cabeza y mucha vida hecha en pocos años, Zach Randolph abandona la NBA mucho mejor que cuando entró y no sólo en sentido deportivo ni económico.

 

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)