BASKET BASE_BACKEstás viendo//March Madness: UC Irvine y Liberty sorprenden a Kansas State y Mississippi State
March Madness: UC Irvine y Liberty sorprenden a Kansas State y Mississippi State

March Madness: UC Irvine y Liberty sorprenden a Kansas State y Mississippi State

Dos increíbles 'upsets' en la noche de debut de Duke y Zion Williamson, con 25 puntos y otro recital de 'highlights'.

UC Irvine (#13) 70 – Kansas State (#4) 64

La sorpresa de la jornada, con aroma NBA. Spencer Rivers, JC Butler y, especialmente, Max Hazzard (19 puntos). Hijo de ‘Doc’ (y hermano de Austin), hijo de Caron y nieto del legendario Walt Hazzard y última pieza de un apellido muy vinculado a este deporte. E historia del March Madness, claro. Y es que UC Irvine consiguió su primer triunfo en este torneo y lo hizo, además, a lo grande. Los Anteaters (sí, osos hormigueros) llevaron siempre la iniciativa ante una Kansas State que apenas podía mantenerse con vida tirando de carácter y algún triple puntual de Kamau Stokes (18 puntos). Hasta que Hazzard dijo basta. Y con sangre fría y desde la esquina, ejecutó a los Wildcats en el último minuto. Nadie mejor que él, con sangre NBA por sus venas, para lograr esa última gran jugada. No se puede luchar contra los genes.

Liberty (#12) 80 – Mississippi State (#5) 76

A siete minutos del final, Mississippi State ya se veía en segunda ronda. 10 puntos de ventaja y la sensación de dominio que tanto les había costado encontrar eran motivos suficientes para empezar a pensar en el mañana. Un error que se paga muy caro, especialmente en un March Madness que permite remontadas épicas como la que firmó Liberty. Guiados por un majestuoso Caleb Homesly (¡30 puntos!), los Flames incendiaron el final de partido de forma impensable, llevando a su rival a la pura precipitación en un tramo final en el que siempre estuvieron por detrás en el marcador. Los Bulldogs perdonaron triples abiertos, tiros libres y ataques que bien pudieron hacerles ganar el partido. Pero cuando la ansiedad te contagia, pensar y ejecutar de forma correcta se convierte en un trabajo muy complicado.

Ohio State (#11) 62 – Iowa State (#6) 59

La veteranía, el carácter y el oficio son tres virtudes muy necesarias en un cara o cruz. Y Ohio State demostró tener también ese punto tan esencial de fortuna para completar la machada ante el campeón de la Big 12. El triple de Lindell Wigginton para forzar la prórroga no entró y los de Chris Holtmann sellaron un triunfo muy sufrido y, especialmente, trabajado. Y es que los Buckeyes llevaron el encuentro a su terreno. Barro, intensidad, contacto, poco acierto y gran lucha física, especialmente en la pintura. Situación ideal para maximizar la aportación de su interior Kaleb Wesson (21 puntos) y desgastar a unos Cyclones faltados de un hombre grande. Sin embargo, el gran héroe acabó siendo Keyshawn Woods. 19 puntos, 3 triples y dos aciertos más que vitales cuando el balón más quemaba.

Oregon (#12) 72 – Wisconsin (#5) 54

Técnicamente, esto es un upset. Sin embargo, Oregon es el seed 12 más falso de la historia del March Madness. Campeón del torneo de la Pac12, únicamente la lesión del prometedor Bol Bol (hijo de Manute) ha complicado el año de un equipo que sólo podía estar en el gran torneo levantando el título de conferencia. Y a partir de ahí, los de Dana Altman despegaron, con la excelente dirección del eficiente Payton Pritchard (19 puntos y 8 asistencias), el dominio en la pintura del imponente Kenny Wooten (9 puntos, 6 rebotes, 4 tapones) y el crecimiento diario de una joven perla llamada Louis King (17 puntos). Demasiados argumentos a contrarrestar para una Wisconsin que intentó llevar el partido a una partida de ajedrez en la que, sin embargo, ya partían con únicamente un rey llamado Ethan Happ (legendaria carrera la suya) y unos pocos peones. Y así, ni el mismo Kasparov sería capaz de ganar la partida.

Iowa (#10) 79 – Cincinatti (#7) 72

Y un año más, decepción. Por segunda temporada consecutiva, los Bearcats cayeron eliminados en la primera semana de un March Madness que empieza a ser ya una pesadilla para ellos. Cierto es que las circunstancias eran muy distintas, siendo ahora un seed muy inferior al 2 que lucieron la pasada campaña. Pero pocos esperaban una derrota viendo la solidez, consistencia y defensa de los Bearcats en la primera mitad. En la segunda, Iowa recurrió al triple (genial Joe Wieskamp con 19 puntos) e igualó un choque que Cincinatti no supo competir en los últimos minutos. Ahí, los de Fran McCaffery dieron un paso hacia adelante y cerraron la victoria con un gran Luka Garza (20 puntos y 7 rebotes).

 

‘Survive and advance’

UCF (#9) 73 – VCU (#8) 58

Tacko Fall y los liliputienses. Bien se podría llamar así el resumen de un partido en el que el gigante de UCF lo ha condicionado todo. Sus 230 centímetros han cambiado y taponado tiros, han dominado las alturas y la pintura y han frenado totalmente la movilidad defensiva de una VCU incapaz de romper dicha dinámica. Los Knights, aprovechando la superioridad de Fall (13 puntos, 18 rebotes y 5 tapones), rompieron el choque con un tremendo parcial de 21-2, sumando también acierto desde el triple (9/14 desde la larga distancia).

Colgate (#15) 70 – Tennessee (#2) 77

Como en Prison Break, todo se acabó reduciendo a Schofield (sí, ya sé que el de la serie es sin hache). La gran estrella de los Volunteers salvó desde el triple (3 prácticamente consecutivos en los últimos minutos y 19 puntos) la que podría haber sido una noche más bien negra para uno de los candidatos a alcanzar la Final Four. Los de Rick Barnes dominaron con claridad en la primera mitad, pero este March Madness no te permite ni un momento de respiro. Tennessee cometió ese error. Y Colgate amenazó su victoria, tirando del talento de un sensacional Jordan Barnes (autor de 32 puntos) y pese a la surrealista ausencia del lituano Rapolas Ivanauskas. Titular en los Raiders, el báltico perdió una lentilla en la primera mitad… y se quedó sin jugar al no haber traído ninguna de repuesto. Además, este mismo equipo fue el que viajó a Columbus (Ohio) y se olvidó a un jugador en el aeropuerto de Nueva York, teniendo que recorrer medio país en un Uber. Habrán sido los nervios, supongo…

Oklahoma (#9) 95 – Ole Miss (#8) 72

Apenas hubo debate. Oklahoma empequeñeció jugada tras jugada a una Ole Miss incapaz de plantar cara a la mejor versión de los Sooners, que llegaban a este March Madness dispuestos a reivindicarse tras el fracaso de la edición anterior con Trae Young como estrella. Oklahoma demostró y confirmó el buen nivel de muchos de sus integrantes, con 4 jugadores que anotaron 18 o más puntos, y rompieron el choque ya en los primeros minutos, con un 12-0 inicial que nunca fue capaz mentalmente de contrarrestar Ole Miss. Aunque parecerá una locura, a ver si el problema del año pasado se llamaba Young…

Washington (#9) 78 – Utah State (#8) 61

Primera norma a la hora de afrontar un March Madness. Da absolutamente igual lo que haya sucedido durante la temporada, incluso si has perdido en el campo del peor rival de tu conferencia. Sólo importa el presente. El hoy. La jugada tras jugada. El cholismo más absoluto. Y Washington ha vuelto a demostrar que, si hablamos de recursos y de plantilla, hay que contar con ellos. Los Huskies tienen a una pieza interior fiable (Noah Dickerson), un especialista defensivo (Matisse Thybulle) y un buen anotador exterior (Jaylen Nowell). ¿Por qué no soñar? Ah sí. No me acordaba. Siguiente ronda: North Carolina. ¿Final del camino?

Arizona State (#11) 74 – Buffalo (#6) 91

Ni la grandeza de su rival ni la presión de jugarse la brillantez de la temporada en apenas 40 minutos. Nada creó nervios en la gran sensación del año, una Buffalo que sigue haciendo crecer su leyenda tras eliminar a la Arizona de DeAndre Ayton hace apenas un año. Los Bulls han mantenido y mejorado gran parte de ese bloque y se presentan como un gran y peligroso tapado a tener un largo recorrido en este March Madness. Arizona State apenas fue oponente y los Bulls desplegaron un juego solidario, colectivo y de gran acierto exterior para despachar a su primera víctima de este torneo. Furious, fierce and hungry Bulls.

 

Favoritos que no fallan

North Dakota (#16) 62 – Duke (#1) 85

Cada uno de los encuentros que dispute Zion Williamson en este torneo serán los momentos más esperados del mismo. Y apenas necesitó unos pocos highlights el futuro número uno del Draft para seguir dejando más que claro su estatus de superestrella emergente. Aunque los Bison compitieron realmente bien en una primera mitad que no pasará a la historia (brillante actuación del base Vinnie Shahid, con 20 puntos), Zion (25 puntos con 12/16 en tiros) terminó con cualquier resistencia en apenas unos minutos tras el descanso, encadenando siete aciertos consecutivos de todas las formas y colores. Mates, triples, contraataques a velocidad supersónica y demostraciones constantes del jugador de otro planeta que ya es. Welcome to the big show.

Gardner-Webb (#16) 56 – Virginia (#1) 71

La sombra de UMBC sobrevoló el banquillo de Virginia durante 20 minutos. Una mitad en la que Gardner-Webb llegó a desarbolar a la mejor defensa del país de tal manera que incluso alcanzó los 14 puntos de ventaja. Las caras de los Cavaliers, sin embargo, no reflejaron en ningún momento la ansiedad y el pánico del año pasado. Y tras una charla reflexiva y reconstituyente al descanso, los de Tony Bennett sacaron al campeón de la ACC. Un equipo que destrozó a su rival (20-41 de parcial en la segunda mitad) en apenas 10 minutos (brillante DeAndre Hunter, autor de 23 puntos) y acabó teniendo, por fin, una noche plácida. Adiós al fantasma de UMBC y de la historia. Ghostbusters.

Iona (#16) 73 – North Carolina (#1) 88

10 triples en la primera mitad de 38 puntos anotados. Iona amenazó con repetir “la de UMBC” ante unos Tar Heels, que, sin embargo, estaban muy tranquilos. Y es que, quién vive del triple, acaba muriendo del triple. La segunda mitad de los de Roy Williams fue brillante, recuperando el dominio interior y en el rebote e incluso el acierto exterior que les fue esquivo en los primeros veinte minutos. Iona se quedó sin recursos y acabó siendo un juguete para este candidato a todo que volvió a demostrar que no hay virtud más poderosa que la del colectivo, con hasta 5 jugadores en dobles dígitos de anotación (el mejor, Johnson: 21).

Northern Kentucky (#14) 57 – Texas Tech (#3) 72

Si alguna franquicia NBA no conocía o no tenía muy visto a Jarrett Culver, él se ha encargado de crear un auténtico mixtape aún en la primera ronda del March Madness. Y es que Culver ha sido el jugador total, rozando el triple-doble con 29 puntos, 8 rebotes y 7 asistencias. Y le sobró tiempo para saludar a la cámara y regalar alguna jugada espectacular. Texas Tech no necesitó su mejor versión colectiva y rodeó a su gran estrella de una defensa sólida y un ataque bien trabajado. Argumentos que hacen soñar a los Red Raiders con un largo y exitoso camino en este March Madness. Y a Culver, con un Top10 del próximo Draft.

Georgia State (#14) 55 – Houston (#3) 84

Hablar de revelación del año ya se queda corto con estos Cougars. Houston se ha ganado el derecho a ser candidata a la Final Four y lo ha empezado a demostrar desde el primer día en este torneo. Un equipo veterano, con líderes de gran carácter y capacidad anotadora, y que va a ser un auténtico quebradero de cabeza para algunas de las más clásicas vencedoras. Su primer capítulo, un barrido sin compasión ante una Georgia State impotente ante tantas amenazas como la de Corey Davis (26 puntos y 7 triples).

Saint Louis (#13) 52 – Virginia Tech (#4) 66

Despertar de golpe del sueño más dulce. Así se podría definir la primera mitad de un duelo que apenas tuvo color. Saint Louis llegaba a este March Madness tras alzarse con el título de la Atlantic 10 en una semana de auténtica fantasía. Y el tortazo de realidad que le dieron los Hokies fue descomunal, pasando por encima de su rival en apenas 20 minutos (18-40). Trabajo bien hecho y a pensar en el siguiente rival. Y es que los sueños, sueños son.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)