NCAAEstás viendo//Ja Morant entra en la historia del March Madness con un triple-doble antológico
Ja Morant entra en la historia del March Madness con un triple-doble antológico

Ja Morant entra en la historia del March Madness con un triple-doble antológico

Ha nacido una estrella y se llama Ja Morant: 17 puntos, 16 asistencias, 11 rebotes y el upset de la jornada.

La expectación sobre el debut de Ja Morant en el gran torneo era máxima. Y la gran estrella de la pequeña Murray State confirmó su lugar entre los mejores de esta generación con una actuación memorable. Morant dominó el partido en el momento y de la forma que le apeteció, arrasando a una Marquette que acabó atónita y sin respuesta ante el recital del base, que completó el octavo triple-doble de la historia reciente del March Madness: 17 puntos, 16 asistencias y 11 rebotes. ¿Les falta algún ingrediente más? Marquette partía como seed 5 y Murray State con un 12. Y la diferencia final fueron 19 puntos.

Murray State (#12) 83 – Marquette (#5) 64

Qué noche la de aquel 22 de marzo. La consagración total y absoluta del que, aún para muchos, era un gran misterio. La primera oportunidad para ver, en máxima exigencia, a quien todo el mundo coloca justo por detrás de Zion Williamson. Un horario perfecto (21:30 de la noche en España), un oponente perfecto (Markus Howard, uno de los mejores anotadores del país) y un escenario inmejorable para dejar anonadado hasta al más escéptico. Les podría contar mucho más… ¿pero no es mejor verlo con sus propios ojos? Siéntense y disfruten. Ha nacido una estrella.

Minnesota, Florida y Baylor protagonizan los upsets de la jornada

Minnesota (#10) 86 – Louisville (#7) 76

La venganza de la familia Pitino. Así se podría titular la victoria de Minnesota ante Louisville en el primer partido de este March Madness. Richard Pitino Jr derrotó a la universidad en la que su padre, ahora en el Panathinaikos, pasó por el cielo y el mismo infierno, tras ser destituido la pasada temporada y prácticamente incluso desterrado por la propia NCAA. Los Golden Gophers firmaron uno de los partidos más sólidos de su temporada y llevaron la iniciativa durante casi los 40 minutos ante una Louisville que apenas encendió alarmas en su rival en los últimos minutos. El freshman Gabe Kalscheur firmó el mejor partido de su corta carrera, con 24 puntos y 8 rebotes, liderando a una Minnesota mucho más acertada que su oponente.

Florida (#10) 70 – Nevada (#7) 61

Vivir y morir con los gemelos Martin. Así se pueden resumir las últimas dos campañas de una Nevada que rescató de NC State a dos chicos talentosos, aunque algo individualistas y díscolos, y les rodeó de veteranos de mil batallas en busca de un último momento de gloria. Los Wolfpack fueron una de las grandes sensaciones en la pasada edición, protagonizando una remontada épica (22 puntos de diferencia) que estuvieron muy cerca de repetir ante Florida. Los Gators llegaron a vencer hasta por 18 tantos en la primera mitad y a punto estuvieron de dilapidar esa ventaja en el segundo tiempo ante el empuje de dos valientes Caleb y Cody Martin (19 y 23 puntos). Y cuando sólo juegas con dos, el cansancio y la inconsistencia se apoderan de tu juego. Los de Musselman llegaron a ponerse a una canasta, pero Florida supo cerrar el duelo con inteligencia en un tramo final muy marcado por los nervios y los errores.

Baylor (#9) 78 – Syracuse (#8) 69

28 triples, 19 de ellos en una primera mitad de expertos pistoleros. Baylor y Syracuse ofrecieron uno de los mejores espectáculos de esta primera jornada de March Madness y que se acabó decantando finalmente para unos Bears que supieron encontrar más alternativas al acierto perimetral. Tras veinte minutos de auténtico tiroteo, especialmente entre Makai Mason (22 puntos) y Elijah Hughes (25 puntos, 18 en la primera mitad), los de Scott Drew supieron llevar el encuentro a un terreno distinto, jugando con la presión de unos Orangemen que nunca supieron tener el control del partido. La gran lectura de Mason y el acierto desde el tiro libre cuando más apretaba el marcador, claves en un muy celebrado triunfo de una Baylor dispuesta a revindicarse ante la crítica general por su invitación al March Madness.

Survive and advance

Seton Hall (#10) 68 – Wofford (#7) 84

Si sólo pueden elegir ver un partido, vean a Ja Morant. Si tienen tiempo para un segundo, descubran a los maravillosos Wofford Terriers. Veloces, descarados e infalibles desde la línea de tres. En su memoria quedará Fletcher Magee, un tirador rapidísimo, letal y capaz hasta de anotar de la forma más desequilibrada… y el máximo triplista de la historia de la NCAA, superando a Travis Bader y JJ Redick. Magee fue uno de los integrantes del gran duelo de la noche. Y es que en el otro lado estaba Myles Powell, quizás el jugador más decisivo de toda la liga. Un anotador tan bestial capaz de protagonizar parciales de 12 puntos consecutivos que metieron a Seton Hall en la lucha final por el encuentro. Y cuando todo parecía encaminarse al terreno más propenso para el lucimiento de Powell, Wofford dinamitó el partido. Powell tuvo respuesta a los dos primeros aciertos de Magee, pero su tercero y el añadido (por dos veces) de Nathan Hoover ya fueron una carga imposible de recuperar. 0-17 de parcial en los últimos tres minutos. Juego, set y partido. Siguiente reto: Kentucky.

Yale (#14) 74 – LSU (#3) 79

La temporada de LSU ha estado totalmente marcada por la más absoluta fatalidad, tras el asesinato de su jugador Wayde Sims en septiembre y la investigación del FBI sobre las posibles irregularidades en el reclutamiento del entrenador Will Wade (que ha quedado incluso apartado del equipo). Hechos que hicieron de LSU el gran candidato a caer en primera ronda. Y que, posiblemente, hacen que estos Tigers incluso sean ahora más peligrosos. Sin mostrar su versión más brillante, pero con una consistencia y dominio interior (gran dúo el formado por Bigby-Williams y Naz Reid, que se combinaron para 24 puntos y 20 rebotes) que acabaron siendo determinantes, LSU rompió los negativos pronósticos y superó la irreductible valentía del campeón de la Ivy League. Yale peleó con bravura hasta los instantes finales, pero acabó acusando el mal día de su gran estrella Miye Oni (2/16 en tiros).

New Mexico State (#12) 77 – Auburn (#5) 78

¿Quién dijo que el tiro libre es un lanzamiento fácil? Terrell Brown perdonó dos cuando más valor tenían y Auburn se libró de caer eliminado en un primer partido que dominó durante 38 minutos… antes de entrar en el más absoluto pánico. A partir de ahí, tiros sin sentido, errores no forzados y miedo absoluto ante el crecimiento del equipo del español Iván Aurrecoechea (brillante actuación la suya con 13 puntos y 9 rebotes) hasta un último minuto final de auténtica locura. Y es que los Aggies llegaron a tener un triple final para llevarse la victoria, pero Trevelin Queen, autor de un acierto inimaginable desde 10 metros apenas un minuto antes, esta vez no fue capaz ni de tocar aro.

Belmont (#11) 77 – Maryland (#6) 79

Enganchados al televisor estuvieron miles y miles de espectadores para ver la resolución de un duelo apasionante en el que Dylan Windler (35 puntos, 7 triples y 11 rebotes) se puso definitivamente en el escaparate NBA. Sin embargo, a los Bruins les faltaron argumentos ante la contundencia interior de Jalen Smith (19 puntos, 12 rebotes y un futuro más brillante que el mismo sol) y Bruno Fernando (15 puntos y 13 rebotes). Con ambos como gasolina inagotable, los Terrapins se llevaron un cara o cruz final en el que una pérdida de Grayson Murphy sentenció a Belmont.

Vermont (#13) 69 – Florida State (#4) 76

Bien está lo que bien acaba. En un duelo que no pasará a la historia, Florida State supo imponer su mayor físico y experiencia para sellar el billete a la siguiente ronda con un gran tramo final de partido, en el que su gran referencia Mfiondu Kabengele (21 puntos y 10 rebotes) se agigantó para evitar una posible sorpresa, siendo incluso capaz de firmar la jugada del partido tras superar hasta a tres defensores y acabar con un poderoso mate.

Bradley (#15) 65 – Michigan State (#2) 76

La sombra de la eliminación en primera ronda volvió a aparecer en la cabeza de Tom Izzo. Sin embargo, en esta ocasión, el desenlace fue muy distinto. Tras ser incapaces de ser superior a su rival durante 37 minutos, los Spartans encontraron su momento en una gran racha de apenas un minuto que fue suficiente para certificar el triunfo. Un triplazo de Matt McQuaid levantó el ánimo de un equipo que deberá cambiar mucho su cara y trabajo si quiere llegar lejos en este March Madness. Y es que únicamente con el impulso de Cassius Winston (26 puntos) no vale.

Saint Mary’s (#11) 57 – Villanova (#6) 61

Palabra del legendario Rudy Tomjanovich: “Nunca subestimes el corazón de un campeón”. Y no hay que hacerlo tampoco con la actual Villanova, pese a perder gran parte del exitoso núcleo de la pasada campaña. Jay Wright ha maximizado las virtudes de experiencia y físico de un equipo que traslada cada encuentro al más puro barro. En esas circunstancias favorables se disputó su peligroso enfrentamiento ante el sorprendente campeón de la WCC (venciendo a Gonzaga en la final) y ahí, los Gaels se quedaron sin recursos, acusando especialmente la floja actuación de su gran estrella Jordan Ford (sólo 13 puntos y 1/7 en triples). El carácter de Phil Booth (20 puntos) y la polivalencia de Eric Paschall y Jermaine Samuels, esenciales para mantener la vida del vigente campeón.

Los favoritos marcan terreno

Northeastern (#13) 53 – Kansas (#4) 87

La peor temporada en sus últimos 20 años. 14 años de reinado en la Big 12 finalizados. Y todas y cada una de las luces que hicieron grande a los Jayhawks, apagadas. Hasta ayer. Kansas dio un auténtico puñetazo sobre la mesa, reclamando un respeto que creen haber perdido tras haber caído hasta un seed 4 después de tantos años en la élite. El encuentro tuvo la historia que quisieron los de Bill Self, que consolidaron las posiciones de Dedric Lawson (25 puntos y 11 rebotes) y Devon Dotson (18 puntos) como referencias del equipo. Ahora, la oportunidad para Kansas es inmejorable. Y es que si ganan a Auburn en la próxima ronda… el camino a la F4 se disputará en Kansas City. Home, sweet home

Abilene Christian (#15) 44 – Kentucky (#2) 79

Ni la ausencia final de PJ Washington (que parece que podría perderse más que este partido) frenó la ambición de una Kentucky que resolvió el duelo en apenas veinte minutos, dejando en 13 puntos al descanso a un rival que nunca fue capaz de competir. Paseo total y absoluto para los de Calipari, liderados por un fantástico Keldon Johnson (25 puntos y 10/16 en tiros).

Fairleigh Dickinson (#16) 49 – Gonzaga (#1) 87

Impasible, impenetrable e imparable. Gonzaga arrolló desde el primer segundo en su debut en este March Madness, dominando con mucha claridad la pintura (casi 20 rebotes más que su rival) y el ritmo de un partido que no quedó sin emoción en apenas diez minutos (6-26 inicial). Con la esperanza japonesa Rui Hachimura (21 puntos) como estrella, ¿será este el año de Gonzaga?

Montana (#15) 55 – Michigan (#2) 74

Sin actuaciones descollantes ni una diferencia muy contundente en el marcador, pero con la certeza desde los cinco primeros minutos que el partido estaba bajo su control. Así domina y vence esta Michigan, capaz de jugar a diferentes tempos para desestabilizar al rival. Inteligentes y experimentados en el juego en estático, volando como nadie en las feroces transiciones. De la defensa al ataque en apenas unos segundos. Con todoterrenos como Charles Matthews (22 puntos y 10 rebotes), el baloncesto parece mucho más sencillo.

Old Dominion (#14) 48 – Purdue (#3) 61

Aunque nunca llegaron a tener una ventaja realmente considerable, tampoco sufrieron los de Matt Painter en una primera ronda que sí podía tener más amenaza. Y es que Purdue no llegaba con las mejores sensaciones a este duelo y Old Dominion bien podía ser un hueso muy duro de derrotar. Sin embargo, volvimos a ver a la versión más eficiente y sólida de los Boilermakers. Ese equipo contundente atrás y controlador y ejecutor en ataque que fue capaz de elevarse hasta conseguir el título de fase regular de la siempre durísima Big Ten. Ahora, ¿podrán continuar a este nivel o volveremos a ver a la Purdue dubitativa, especialmente lejos de su Mackey Arena?

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)