La última lección de Sabrina Ionescu: otro triple-doble más y se enfada… ¡por las pérdidas!