REVISTAEstás viendo//Win Zone by Gigantes: Aspirantes a pares, ¿cómo se puede configurar la nueva NBA?
Win Zone by Gigantes: Aspirantes a pares, ¿cómo se puede configurar la nueva NBA?

Win Zone by Gigantes: Aspirantes a pares, ¿cómo se puede configurar la nueva NBA?

La Win Zone by Gigantes de la revista del mes de agosto te trae, de la mano de José Ajero, una visión muy especial de lo que nos depara la próxima temporada NBA.

Las Vegas, ese sitio que acaba por ser más fiable que las elucubraciones de mil expertos. Un vistazo rápido a las páginas de información especializada te desvelan, a modo de previa, cómo se paga a tal o cual equipo por ser campeón. Y ya sé que donde se mueve el dinero, se mueve el mundo.

Las casas de apuestas sacan a Golden State Warriors de la primera plaza, por primera vez en casi un lustro. Dejan de ser esa apuesta pagada a la baja, porque era la de menor riesgo. Por ejemplo, +14 dólares se pagaba el campeonato de los Toronto Raptors, a estas alturas de la película el año pasado. Mientras que si tu dinero estaba puesto en los de Oakland… malamente ibas a doblar el pavo que te habías jugado.

La NBA de la parejas

Pero este año, el de las parejas, el del verano más imparable de todos los tiempos, nos deja a varios candidatos claros, y a otros, casi claros. El dinero no se va de California, pero deja el norte camino del sur. Todo vuela a L.A. La llegada de Anthony Davis con LeBron James o el aterrizaje de Kawhi Leonard y Paul George a Los Angeles Clippers, movió el dinero y la liga. Russell Westbrook acabó en Houston, alterado por el seísmo del abandono de George. Kevin Durant se enganchó a Kyrie Irving camino de Brooklyn Nets. Los Boston Celtics conseguían a Kemba Walker; mientras que los Philadelphia 76ers y Milwaukee Bucks reafirmaban sus parejas y hacían frente a bajas sensibles. Hasta cuatro nuevas parejas surgen y otras tres o cuatro, se reafirman o reconstruyen. Una nueva redistribución de talento, de riqueza en cancha, que ha dejado una NBA más que abierta a corto y medio plazo. A muchos no les gusta: de hecho, verano tras verano, se cuestiona lo idóneo de la concentración de estrellas.

Pero ni siquiera existe tal acumulación. Hablamos de ocho equipos que aspiran a todo, en diferentes escalas, pero que no sería sorprendente que ganaran el anillo. Dicho esto, cuesta pensar una NBA en los últimos 15 años con tantas opciones. Un 25% de las franquicias aspira a ser campeón… Y el resto, ¿qué? ¿Pobrecitos? ¿Sin opciones? O simplemente, a la espera de crecer a su manera: bien desde la base o desde la concentración de medios para poder tocar a alguno de los grandes nombres libres en próximos veranos.

Las parejas toman el relevo a la fórmula de GSW, donde KD se unió a la vía del campeón. Habrá que ver si ha sido por falta de opciones o por deseo. Las apuestas de los equipos por el todo o nada han sido magistrales. Y sin herir al resto de la competición. El que no se ha armado hasta los dientes, vive en un plan a largo plazo. Y a todo esto, salimos de la fórmula Warriors contra LeBron que nos ocupó el último lustro. O a lo mejor no, pero ya solo sería en el Oeste… y nos lleva a pensar que Giannis Antetokounmpo puede dominar el Este, a no ser que los Sixers estén a otra cosa.  ¿Y quién va a mandar en el Oeste? Porque sí, mucho LeBron y más Clippers, pero los Houston Rockets se han rearmado con dos tíos criados en sus calles y están como locos por echarles el guante. Además, por si no os vale como excusa lo escrito arriba, veréis con el calendario en la mano lo sencillo que va a ser en Navidad tomar la determinación de ver tal o cuál partido: Todos. Copa de Win para brindar durante la comida de Navidad y así despejados para una tarde-noche-madrugada que ya se antoja indispensable.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)