Houston Rockets, la ciencia de la estampida. Por Andrés Monje