GIGANTES VINTAGEEstás viendo//¡Aquí estoy yo! Los dos grandes años de Drazen Petrovic en la NBA
¡Aquí estoy yo! Los dos grandes años de Drazen Petrovic en la NBA

¡Aquí estoy yo! Los dos grandes años de Drazen Petrovic en la NBA

Sus dos años y medio en los Nets le situaron entre los mejores de la NBA

Artículo publicado en la revista número 1.475, publicada en agosto de 2018, dedicada a Drazen Petrovic 

Se convirtió en la imagen de los Nets. Su conexión con la grada fue absoluta. Su descaro y determinación ofensiva eran reclamos para acercarse al Meadowlands Arena en East Rutherford. Rompió cadenas y conquistó América. Nueva etapa completada. La duda siempre será hasta dónde podría haber llegado si su vida no hubiese quedado truncada a los 28 años. Aquellos tres meses finales de la 90-91 le sirvieron para conocer el entorno de un equipo perdedor (29 derrotas en 42 partidos). A las órdenes de Bill Fitch, salió desde el banquillo por detrás del backcourt formado por Mookie Blaylock y Chris Morris (Reggie Theus, Derrick Coleman y Sam Bowie completaban el quinteto). Era la quinta campaña consecutiva sin playoffs; que las 26 victorias cosechadas fueran el tope de ese lustro negro eran un pobre consuelo. Drazen renunció a disputar (… y ganar) el EuroBasket de Roma’91. Dedicó el verano a trabajar intensamente con Rich Dalatri, primer entrenador físico y de acondicionamiento full time en la NBA. Los resultados fueron sobresalientes, preparando el cuerpo de Petrovic para afrontar un nuevo siete mil: llevar a los Nets a los playoffs.

Titular y por todas

En la temporada 91-92, los Nets mantuvieron su estructura ya conocida con dos únicas novedades: Petrovic ocupó la plaza del retirado Reggie Theus en el quinteto titular y la llegada del rookie Kenny Anderson (… recuerdos del Luna Park). Su mejor amigo en los Nets, Chris Dudley, y Terry Mills seguían como suplentes. El croata despegó sin mirar atrás: 20,6 puntos en 82 partidos… ¡y sólo en dos de ellos por debajo de diez! Ya en noviembre, 55 puntos en dos días consecutivos (33+32 en derrotas en Houston y San Antonio). Pero su gran actuación de ese curso fue ante los Celtics: ¡39 puntos ante Larry Bird para ganar por dos tras haber ido perdiendo por 19! Como curiosidad, aquel encuentro no se disputó en el Garden, sino en Hartford, a 178 kilómetros de Boston. Para muchos muchos, Petrovic debió ser el jugador Más Mejorado, concedido a Pervis Ellison: ambos pasaron de 10 a 20 puntos, pero los Nets mejoraron 14 victorias (de 26 a 40) y los Bullets empeoraron 5 (de 30 a 25). Aquellos Nets terminaron sextos en la Conferencia Este gracias a un soberbio sprint: balance 9-3 en la recta final para adelantar a Pacers, Heat y Hawks. Nuevo hito del croata con recitales luminosos en esas tres últimas semanas de la regular season: 38 en Indiana, 29 en Orlando…. Pero Drazen siempre quería más. ¡Firmó 40 puntos en el primer partido del playoff ante Cleveland! Y eso que falló los cuatro triples que lanzó. Enfrente, Brad Daugherty, número de su draft’86, también firmó 40 y se quedó a una asistencia del triple doble. Eran los records anotadores de ambas franquicias en eliminatorias por el anillo. Con Mark Price y Steve Kerr como rivales directos, Petrovic no pudo evitar la derrota 3-1.

Daly le da los mandos

Tras los Juegos de Barcelona y con el olímpico Chuck Daly tomando los mandos de los Nets, llegó la definitiva consagración de Petrovic. ¡Undécimo anotador de la NBA con 22,3 puntos por noche! ¡Elegido para el tercer quinteto NBA junto a su compañero Coleman! ¡Tercer mejor triplista de la liga! Guión colectivo muy semejante al curso anterior (6º del Este y derrota en primera ronda ante los Cavs), pero formidable explosión individual.

Traspasado Blaylock y ya con Kenny Anderson como base titular a un gran nivel, los Nets incorporaron ilustres veteranos como Mo Cheeks, Bernard King y Rick Mahorn para su segunda línea. La importancia de Petrovic quedaba reflejada en su elección como mejor jugador de la primera semana de diciembre. Cuatro victorias: 26 puntos en Sacramento, en casa 20 a los Hawks y 34 a los Spurs (5 triples, su récord en sus 319 partidos NBA) y 29 en Miami para redondear la mejor racha ganadora en mucho tiempo de los Nets (6 triunfos seguidos). Dos días después de ese reconocimiento, el NY Times ya informaba de que Petrovic no renovaría con los Nets. Al margen de mencionar diversas ofertas en Europa, el diario aseguraba que “tiene una lista de tres de sus preferencias en la NBA y los Nets son los terceros”.

Su ascenso era imparable. El 24 de enero logró su mejor marca anotadora en la NBA. ¡44 puntos a los Rockets lanzando apenas 23 tiros! No parecía una noche especial del croata: 12 tantos al descanso, 19 al término del tercer periodo. Pero explotó en el último cuarto con 25 puntos, redondeando la faena con un triple para poner el 100-88 definitivo. Aunque se recuerda una célebre canasta tras una mágica finta a Olajuwon, sus mayores víctimas esa noche fueron Vernon Maxwell y Kenny Smith. Quedaba menos de un mes para el All-Star en Utah y Petro presentaba su candidatura. No ser seleccionado (polémica convocatoria del alemán Schrempf) fue un duro golpe que le hizo replantearse muchas cuestiones sobre el futuro.

La temporada de los Nets se torció con la lesión de Anderson a finales de febrero. En el Madison, John Starks le rompió la muñeca izquierda con una falta fragante y le dejó fuera de combate. Con Daly, mejoraron 3 victorias respecto al año anterior (43-39) y forzaron el desempate en la primera ronda ante los Cavs. Problemas en su rodilla izquierda, que le dejaron sin jugar diez partidos en la recta final de la regular season, condicionaron su actuación en el playoff. Su pobre rendimiento en el desempate (11 puntos tras cometer dos faltas en los tres primeros minutos) le dejó un regusto amargo. Aquel fue su último partido en la NBA. El 9 de mayo, en las entrañas del Coliseum de Richfield, Petrovic aseguraba que meditaba su regreso a Europa…

Entre pistoleros

Ya estrella de los Nets, Petrovic fue invitado al concurso de triples del AllStarde Orlando’92 (el del Magic retirado MVP). Pero no se soltó en el escaparate más vistoso. La NBA le presentó con international player y le entregó una placa con una inscripción reveladora. “Ciudadano del mundo. Aunque habla varios idiomas, Petrovic prefiere expresarse en una cancha de basket. Aporta una nueva visión y refrescante enfoque del juego”. En la primera ronda, lanzó a la vez que Craig Hodges, ganador los dos años anteriores. Drazen, con 13 puntos, se metió en semifinales pero no manejó bien el reloj y se quedó sin lanzar los tres últimos balones.

Comenzó bien (10 de sus 13 puntos en el ecuador), pero el recorrido se le hizo largo. En la siguiente ronda, fue el peor de los cuatro: Jim Les (20), Hodges (15), Mitch Richmond (11). Nervioso, pisó la línea en dos encestes y soltó el último balón ya con el bocinazo sonando. Los 12 puntos se quedaron en 8 tras laspertinentes revisiones. Hodges ganó su tercer concurso consecutivo: apurado 16-15 ante Jim Les en la final. Un año después, la NBA volvió a convocar a Petrovic para el duelo de shooters. Pero él, molesto por la no inclusión para el Partido de las Estrellas, rechazó la propuesta. A día de hoy, la de Drazen es la tercera mejor carrera NBA en porcentaje de triples: Steve Kerr 45,4%; 2º Hubert Davis 44,09%; 3º Drazen Petrovic 43,74% y 4º Stephen Curry 43,64%.

Consigue la revista del Especial de Petrovic

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)