NBAEstás viendo//Entrevista a Usman Garuba en Gigantes: "Sé que al final todo llegará"
Entrevista a Usman Garuba en Gigantes: «Sé que al final todo llegará»

Entrevista a Usman Garuba en Gigantes: «Sé que al final todo llegará»

La mejor generación de jugadores de nuestra historia nos malacostumbró a una realidad irrepetible. Jugadores españoles siendo titulares del All-Star, elegidos en el mejor quinteto de la liga o Marc Gasol como Mejor Defensor de toda la NBA. Una situación que ahora ha cambiado. En el debe de los medios está ayudar a entender esas nuevas realidades, en la que los jóvenes talentos europeos se marchan pronto a la NBA en busca de una aventura que en ocasiones no es sencilla. El paso por la G-League se normaliza (más del 50% de jugadores de la NBA han jugado ahí en algún momento) y los minutos cotizan caros, en un proceso complejo de desarrollo de talentos y nuevas tendencias contractuales, con alta exigencia física. Por eso es interesante conocer desde dentro cómo viven estas experiencias nuestros jugadores. Usman Garuba y Santi Aldama son los últimos españoles en dar el salto a la NBA. Hablamos con el ex del Real Madrid sobre este proceso complicado y cómo lo vive un joven talento en la primera entrevista en profundidad que concede desde su llegada a la NBA.

Lo primero, cómo estás de la parte física. Fuiste operado de la muñeca, has tenido problemas en el tobillo…

La verdad es que es frustrante. Ha sido un año de lesiones inesperadas. Son cosas que no puedes controlar y ha sido una temporada muy rara.

Mentalmente entiendo que no ha sido una temporada sencilla. ¿Qué lecciones has aprendido y cómo crees que te ayuda en el futuro?

Con las lesiones he aprendido que en el fondo tienes que controlar lo que puedes controlar. No puedes frustrarte por cosas que tú mismo no puedes controlar, como las lesiones. Y me he centrado en la parte física. Cuando me lesioné la muñeca no podía entrenar con el equipo y me centré mucho en eso. Es algo que me vendrá bien en el futuro.

Es que tú hasta ahora no habías tenido apenas lesiones. Es la primera vez que pasas por esto…

El año pasado creo que me perdí un partido en toda la temporada. Ha sido algo raro para mí. Ha habido un poco de mala suerte, pero sé que es algo que pasa a todo el mundo. Toca trabajar y estar preparado para lo siguiente que venga.

El aterrizaje de los jóvenes en la NBA es un proceso complejo y tú, como otros, has pasado por la G-League. ¿Cómo es esa liga para un recién llegado a Estados Unidos?

La G-League es un estilo de juego muy individualista, pero sirve para mejorar aspectos defensivos y ofensivos que se aplican en la NBA. Al final el de la G-League es un estilo parecido al de la NBA. A mí es algo que me ha venido muy bien porque es algo muy distinto a Europa en cuanto a situaciones ofensivas y defensivas. Es una buena liga para experimentar cosas y aprender cosas.

Y en cuanto a día a día, viajes y tal. ¿Hay muchas diferencias entre la NBA y la G-League? ¿Ha mejorado la logística o sigue siendo mucho más dura que la NBA?

Ha mejorado, pero sigue siendo diferente. Piensa que en la NBA viajamos en aviones privados y en la G-League viajas con vuelos regulares. La G-League te hace ser más humilde. Te hace recordar, por ejemplo a mí, que estaba acostumbrado a hoteles de lujo y viajes con el Real Madrid, de dónde vienes y cómo has empezado. La G-League es algo distinto. No hay tantos lujos. Te hace pensar en todo el proceso. Me recordaba a mis años de cantera, de antes de jugar en la primera plantilla del Madrid. De cómo eran los viajes y todo lo que hay alrededor. Es algo que a veces a los jugadores se nos olvida, esa parte de tener los pies en el suelo. Creo que es algo que me ha venido muy bien. Siempre es bueno recordar de dónde vienes.

Poco tiempo para entrenar colectivamente, pero mucho trabajo individual y físico. ¿En qué crees que eres mejor jugador que cuando te fuiste?

Yo creo que en muchas cosas. Al final, en el tiempo en el que he estado lesionado he podido trabajar otras cosas. Cuando me lesioné la muñeca por suerte pude seguir haciendo ejercicios de bote y de tiro. He estado meses machacándome, yendo dos horas antes que el resto a los partidos para poder entrenar y hacer trabajo individual. Estoy listo y tengo ganas de mostrarlo.

Y puramente hablando del juego NBA. ¿Hay tanto cambio en la forma de jugar respecto a Europa? ¿Qué notas más: el ritmo, los espacios, la velocidad o el talento del resto?

Es muy diferente. El juego NBA está hecho para ponerle a la defensa en las situaciones más complicadas posibles. Con la regla de los 3 segundos defensivos es mucho más difícil defender y con tanto espacio es mucho más sencillo crear jugadas, encontrar ventajas o tiros abiertos, porque siempre hay ayudas. Hay más contraataques. En el basket europeo a veces encontrabas una opción de tiro al principio de la posesión y no la usábamos para agotar los 24 segundos o intentar buscar una mejor. Aquí, al mínimo despiste, si puedo ir para dentro, vas para dentro. Esa es una de las mayores diferencias.

¿Cómo es la relación de un joven jugador con los entrenadores allí? ¿Os piden cosas concretas y os cuentan qué planes tienen para vosotros, es diferente al trato que tenías en Europa?

Lo que pasa es que cada uno tenemos un entrenador ayudante asignado, con el que pasas más tiempo hablando de situaciones de juego. Eso nos ayuda mucho a los jóvenes. En nuestro caso es un equipo en proceso, en desarrollo y están muy pendientes de nosotros. Nos mandan vídeos, nos analizan detalles. Muestran mucho interés en nosotros. Con el entrenador principal tienes menos relación, pero eso creo que es igual en todos los equipos. Al final tratamos más con los ayudantes. Algunos se centran más en los exteriores, otros en los pívots…

Durante toda tu vida has jugado en equipos que han ganado mucho y eres un gran competidor. En inferiores del Real Madrid, en el primer equipo… ¿Cómo has llevado la parte de ver que tu equipo está en otro punto, en construcción, perdiendo partidos?

Obviamente es complicado porque yo estaba muy acostumbrado a ganar. Jugaba en uno de los mejores equipos de Europa y creo que el Real Madrid podría jugar en la NBA por nivel de jugadores. Uno es competitivo, pero hasta donde lo puedes controlar. Hay que saber en qué punto estamos y no comerse la cabeza. Sabemos que iremos a mejor.

Estás experimentando en primera persona cómo es un equipo en desarrollo. Notais que los jugadores evolucionan? ¿Qué los jóvenes como Jalen, Alperen o Josh se desarrollan y tienen potencial para seguir creciendo juntos?

Totalmente. Vinimos muy pronto todos en verano para trabajar juntos todos los jóvenes y hacer equipo. Todos mis compañeros han mejorado mucho. Alperen se ha adaptado muy bien al juego NBA, Jalen va a ser un jugadorazo… Es un equipo con mucho futuro.

En Europa ya eras un defensor de élite pese a tu juventud. ¿Por lo que has vivido, crees que esas virtudes y cualidades se pueden trasladar al juego NBA?

Yo creo que sí. Tengo que mejorar detalles porque el juego es diferente. Hay muchas más tareas defensivas porque es muy difícil parar a un jugador NBA en uno contra uno con tanto espacio. Es algo que estoy mejorando, esas situaciones de ayudas, que creo que son muy importantes para ser un buen defensor en la NBA. Por lo que he notado en cancha, hay que estar mucho más pendiente de todo lo que pasa alrededor y la comunicación es muy importante.

Defensores como PJ Tucker, Adebayo, Robert Williams… ¿quién te ha llamado más la atención?

Fíjate que te diría Giannis Antetokounmpo, por la energía que pone en defensa. Es el que más se ha sorprendido. Siendo una superestrella yo pensaba que se dejaría todo en ataque y en defensa se relajaría. Y Draymond Green. No para de hablar. Tiene una comunicación constante con sus compañeros y está todo el rato hablando. Así transmite energía a sus compañeros y les ayuda un montón.

Entiendo que es humano en algún momento pensar si has tomado las decisiones correctas y que esto es un viaje y una apuesta a largo plazo. ¿Se te pasan por la cabeza estas cosas o lo dejas de lado?

No le doy vueltas a eso. Sé las decisiones que he tomado. Y sé que lo he hecho porque para mí es un sueño estar en la NBA. Mucha gente me dice si estoy jugando poco, si he tomado la decisión adecuada… Yo les digo que solo llevo un año aquí. Todavía no puedo decir si es una buena decisión o no. Eso lo veremos con el tiempo. Yo sé que estoy contento aquí, estoy disfrutando y sé que todo va a ir a mejor. Estoy muy tranquilo porque estoy trabajando duro. Soy una persona que se pone mucha presión, pero a la vez me doy cuenta del trabajo que hago y sé que al final, todo llega tarde o temprano.

¿Qué planes tienes para este verano? ¿Trabajo individual? ¿Selección?

Después de una temporada con tantas lesiones, sin haber podido jugar los minutos que esperaba jugar, la verdad es que tengo muchas ganas de poder trabajar. En España y en Estados Unidos. Espero ir a la selección. Estoy listo para competir allí y tengo muchas ganas. Siempre que coincido con los hermanos Hernangómez lo comentamos. “¡Nos vemos en la Selección!”. No paramos de pensar en eso. Tenemos muchas ganas todos de estar allí. El año pasado tuvimos la mala suerte de jugar los cuartos contra Estados Unidos, pero estoy convencido de que algún año les ganaremos.

Y pensando en futuro NBA. ¿En qué áreas has notado que tienes que seguir trabajando y mejorando para progresar? El tiro de 3? La parte física? La lectura?

Creo que mi mejoría va a llegar adaptándome a jugar en diferentes posiciones. Sigo pensando que mi objetivo es poder jugar en las tres posiciones del 3 al 5, mejorar el tiro de 3 y poder defender a cualquier jugador en la cancha. Trabajando detalles con balón en las manos, físicamente

De toda la experiencia de jugador NBA, ¿qué es lo que más te ha llamado la atención? ¿Cómo es la vida de un jugador NBA?

La vida está muy bien, claro. Pero mentalmente hay que estar preparado. No es tan fácil como parece. En el Real Madrid ya era una vida diferente, claro, pero aquí el tema de los viajes es complejo. Hay veces que estás casi 2 semanas fuera de casa, viajando constantemente. Echas de menos tu cama, estar en casa.

Y para acabar. En esta temporada compleja. ¿Cuál ha sido el momento más feliz que recordarás y cuál el más complicado de vivir (lesiones, etc)?

Lo que recordaré siempre fue el momento del debut. Mucha gente que quiero estaba despierta, pendiente de ese momento, familiares por todo el mundo. Y sé que había mucho trabajo detrás. Igual que en el día del draft cuando estaba en Tokio. Y lo peor, obviamente, las lesiones. Pero recuerdo también un partido en Philadelphia, en el que iba a jugar minutos después de estar lesionado, trabajando mucho, y ese día cogí covid. Me lo dijeron en el autobús, yendo al partido. Fue un día muy duro.

 

Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)