Entrevista íntegra y en profundidad a Campazzo: «La inconsciencia te ayuda a mejorar»

Entrevista íntegra y en profundidad a Campazzo: «La inconsciencia te ayuda a mejorar»

Pocas veces se ve a un jugador progresar tanto como a Facundo Campazzo. Desde las dudas a su llegada a España, una cesión de dos años en Murcia y una catapulta al estrellato mundial. El mejor base de la Liga Endesa analiza su evolución en Gigantes

….

Hacía mucho tiempo que no veíamos dominar un jugador la Copa del Rey como este argentino de un generoso 1.81 m. oficial de altura hizo en Málaga. Se recuerdan exhibiciones como la de su ahora compañero Nico Laprovittola el año anterior (50 de valoración ante el Baskonia), pero lo del Facu Campazzo fue otra cosa.

Tres partidos seguidos en los que manejó a su antojo los encuentros. Imparable. Y es que casi sin darnos cuenta, porque parece que siempre ha estado entre nosotros, Campazzo, a sus 28 años, se ha convertido en el mejor base del continente. Una transformación no sólo deportiva, sino física, que ha sido determinante y que ha ido en paralelo. Ahora vemos un Campazzo mucho más fino y al mismo tiempo, con más energía, después de un trabajo duro para mejorar su físico y trabajar en su rutina alimenticia en el que han sido determinantes dos personas; la nutricionista Yolanda Santiuste y el fisioterapeuta Paulo Maccari, primo de Ginóbili.

«RENOVÉ CON EL MADRID PORQUE ME SENTÍ VALORADO. NO HUBO NEGOCIACIÓN NI OFERTA DE LA NBA»

Él es el responsable de que el método Busquet haya entrado en las vidas de algunos de los integrantes de la Selección argentina (el propio Manu y Scola, por ejemplo) y en la de Facundo Campazzo. Un método que se basa en la relación entre el estado visceral del cuerpo con el músculo esquelético a través de cadenas fisiológicas, desarrollado por el kinesiólogo francés Leopold Busquet y empleado por Maccari.

Detrás de la explosión de Campazzo, ya estabilizado en la élite del continente, hay una interesante historia de trabajo y sacrificio y muy poco de casualidad.

Gigantes: En tu cabeza, cuando empiezas, ¿te imaginabas llegar a este nivel como jugador? ¿Te veías capaz?
Campazzo: No. La verdad es que me siento muy bien en este momento, mis compañeros me dan confianza, pero tampoco me imaginaba cómo iba a jugar en el futuro. Yo intento vivir el día a día, tratar de mejorar como jugador, incorporar más cosas a mi juego. Al fin y al cabo este tipo de confianza te la da el nivel colectivo. Cuando el equipo anda bien, las individualidades suben. Esto es un deporte de equipo.

G: Hablas de incorporar cosas a tu juego. ¿Crees que los aficionados son conscientes de la cantidad de trabajo que hay detrás para tener una evolución? Porque tú te podrías haber conformado con ser el jugador que eras hace dos o tres años.
C: Depende. Si uno suele subir sus cosas, sus entrenamientos, a las redes, igual piensa que está más cerca de la afición. En lo personal yo no soy de mostrar mucho. Intento trabajar duro, entrenar fuerte y cuidarme. Creo que la gente se puede hacer una idea general de lo que hacemos, pero detalladamente no.

G: Físicamente en tu caso hemos visto un cambio muy fuerte en Campazzo. Se ha hablado mucho de tu dieta, de tu alimentación. ¿Tan determinante ha sido?
C: Ha sido un factor muy importante. Ya a simple vista se nota un poco. Considero que fue relevante porque mejoré mi físico, tengo más energía, estoy en mi peso ideal. Fue un factor más para encontrarle una vuelta al profesionalismo. Ser profesional es mucho más de lo que pensaba. Yo creía que era ir a cumplir un horario, entrenar y jugar. No. Hay que cuidarse, descansar y muchos otros factores que no sé si te harán jugar mejor, pero te hacen encontrar tu mejor versión.

G: En ese cambio que diste, a la hora de cuidarte más, ¿qué es lo que más te costó o lo que más llama la atención de tus rutinas?
C: Me gustan mucho los dulces y es casi lo que más eliminé y lo que más costó. Por lo general fue relativamente fácil intentar cambiar de comidas y acostumbrarme a mejorar los hábitos. Disfruté mucho el proceso también, cada cambio. Y también el ir al nutricionista, informarme, porque no es que yo cambiara por mi cuenta. Empecé a notar cambios en mi físico, en levantarme con más energía y querer entrenar extra. No me costó tanto.

 

G: ¿Y sigues yendo a entrenar sin desayunar nada?
C: Un café o unos mates. Pero no desayuno huevos ni esas cosas. Intento ir a cada entrenamiento con la tripa vacía. Eso tampoco me costó porque no era de desayunar mucho. La realidad es que hablé mucho con Luis (Scola), Manu (Ginóbili), a lo largo de los años, sobre todo cuando estaba en la Selección. Me hablaban de las cosas buenas y las cosas malas de hacer el cambio. A esa edad a uno le cuesta aceptar y empezar a hacerlo estrictamente. Y creo que fue en Murcia. Dije de un día para otro ‘vamos a hacerlo’. A partir de ahí empecé a tomarme todo esto más en serio.

G: Hay muchos jugadores que dicen que la paternidad les cambia la vida y la forma de ver el deporte. ¿A ti cómo te ha afectado?
C: La verdad es que te cambia, te cambia mucho. No sé exacta- mente en qué, no soy capaz de explicarlo. Es la cabeza. En el momento en el que me enteré de que mi mujer estaba embarazada, ya ahí algo te cambia la mentalidad. Ya hay una niña y quieres hacer todo por ella y tu familia. Antes quizás uno se enfadaba más con una derrota o llevaba el enfado a la casa. Ahora ves que la familia no tiene por qué aguantarte tu enfado. Vas con otra mentalidad, más contento. Me ha cambiado mucho la forma de pensar.

G: Llevan días preguntándote si te vas a ir a la NBA en algún momento, si quieres probar esta experiencia… Le damos la vuelta. ¿Alguna vez te has visto allí o has estado realmente cerca de dar el salto?
C: Antes me obsesionaba más con este tema. Ahora estoy mucho más tranquilo. Por algo renové con el Real Madrid. Me sentí valorado y respetado. Tampoco hubo ofertas del otro lado, no hubo ningún tipo de negociación.

«EN EL MOMENTO EN EL QUE ME ENTERÉ DE QUE MI MUJER ESTABA EMBARAZADA, TE CAMBIA LA MENTALIDAD”

G: El hecho de que Pablo Laso haya sido base, ¿ayuda a entenderte o sacar la mejor versión de Campazzo en el Real Madrid?
C: Tanto a mí como a todos los jugadores, y en especial a Sergi (Llull) y a Nico. Que él fuera base nos ayuda muchísimo porque tiene una visión más experimentada de la posición. El base es el entrenador dentro de la cancha y tiene que entender el mensaje del técnico para compartirlo con el resto. Y ahí ayuda mucho tener a Pablo. Te da confianza, felicidad. Y cuando te dan confianza y felicidad es cuando más produces.

G: Leí una entrevista tuya en la que te definías como un poco inconsciente en la cancha. ¿Lo sigues siendo?
C: Un poco sí. No es que lo busque, quizás está en la esencia de cada uno. La inconsciencia te ayuda a mejorar también. La demostración clara que te puedo dar de ejemplo es la Selección argentina. No sabíamos dónde estábamos, en qué punto, ni hasta dónde podíamos llegar. Y fuimos disfrutando el día a día. Jugábamos contra potencias como Francia o Serbia y no nos importaba lo que teníamos delante. Nosotros queríamos pasar- les por encima, defenderles duros y atacarles desde la intensidad. Y en lo personal mi carrera siempre ha sido así: no me importaba a quién tuviera por delante. Siempre he jugado con mi identidad y mi ADN de marcar esa intensidad, ese corazón. En su momento era un revulsivo. Ahora intento sumarle más cosas a mi juego. Creo que siempre ayuda la inconsciencia, pero es un mínimo factor. Siempre es bueno saber en qué punto estás y qué tienes delante.