Los inescrutables caminos del éxito en la BCL

Los inescrutables caminos del éxito en la BCL

En el mundo del deporte, ninguna fórmula te asegura el éxito. Tanto en los despachos como en la pista, el abanico de opciones a tomar es amplio e indescifrable. Si aciertas, te puedes acercar a tus objetivos o incluso sobrepasarlos. Pero las garantías son inexistentes; todo resultado es conocido a posteriori. Un panorama que permite que dos culturas de club completamente opuestas puedan llegar a cosechar los mismos triunfos. 

Varias de las claves para construir estas culturas son el diseño de un modelo de organización, la apuesta por una identidad coherente con el club y el conocimiento previo a la toma de decisiones. Cuestiones que AEK, Lenovo Tenerife y San Pablo Burgos cuidaron en la última década y que, como consecuencia, derivaron en una experiencia similar en los tres casos: el título de la Basketball Champions League.

Una de las características compartida por los dos clubes españoles y el griego es la pasión con la que viven cada temporada sus general managers/directores deportivos. Los tres han pasado de realizar su labor profesional a convertir esta en parte de quiénes son. Porque para ellos, no es solo un trabajo. “Fui aficionado del AEK desde muy joven, seguía al equipo y veía todos los partidos en casa y fuera de casa”, reconoce George Hinas (GM AEK), que aceptó su primer cargo en el club en un momento en el que nadie lo quería. 

“El sacrificio es muy importante para poder seguir a todos los jugadores, equipos y ligas. Siempre estás buscando y viendo posibles opciones para el presente y el futuro” -Aniano Cabrera

En el caso de Aniano Cabrera (Lenovo Tenerife), a pesar de su pasión y amor por su trabajo, no duda en reconocer que “el sacrificio es muy importante para poder seguir a todos los jugadores, equipos y ligas. Siempre estás buscando y viendo posibles opciones para el presente y el futuro”. Porque él, al igual que sus dos homólogos, pasan al primer plano en determinados momentos de la temporada (verano, cierre del mercado de fichajes, etc), pero su trabajo no cesa en ningún instante.

Albano Martínez (San Pablo Burgos) recalca por encima de todo ese trabajo previo, es decir, los cimientos del éxito posterior. Antes de tomar cualquier decisión, necesita el máximo de información posible para minimizar riesgos. “Los contactos son muy importantes, no solo para conocer los números de un jugador. Es fundamental saber cómo son, si están casados, si tienen hijos, su alimentación, sus rutinas de descanso, etc”, desvela el GM de San Pablo Burgos.

En el caso del AEK, el proceso es siempre el mismo. “Tratamos de obtener un mínimo de cinco informes, entre los que la mayoría son de entrenadores y GM que hayan tenido a ese jugador. Pero al menos uno debe ser de un ex compañero de equipo”, explica Hinas.

Pese a todo, por cada jugador que llega, uno se tiene que marchar. Y eso también entra dentro de sus responsabilidades. Un trabajo que no resulta cómodo en la mayoría de ocasiones, más si cabe cuando su implicación con la plantilla, desde el momento en el que van a incorporar a alguien, es tan alta. Pueden estar hablando de la vida con un jugador y, un par de semanas más tarde, estar cortando su contrato. Decisiones complicadas para las que deben mantener un equilibrio entre profesionalidad y humanidad. 

“Hay que tener en cuenta la opinión del técnico al fichar, pero hay que cuidar primero la posición del club, que es lo más importante después de todo” – Albano Martínez

Sin embargo, por muchos jugadores que busquen, fichen, corten o intercambien, la figura clave es la del entrenador. «El técnico es el capitán del barco. Una vez que lo tienes, buscar a los miembros de la tripulación que harán el trabajo de la manera correcta”, cuenta Martínez, aunque siempre hay que tener las prioridades claras, ya que “si por una razón u otra deja el equipo, entonces vendría otro entrenador exigiendo jugadores diferentes. Hay que tener en cuenta la opinión del técnico, pero hay que cuidar primero la posición del club, que es lo más importante después de todo».

Ahora, una vez finalizada la primera ronda de la BCL 20-21, Martínez, Hinas y Cabrera continúan vivos en la competición. En la temporada más atípica que se recuerda, el título europeo sigue siendo una posibilidad para tres clubes que, en el último lustro, tocaron la gloria europea. Un éxito conseguido en las pistas y maquinado en los despachos.

 

revista

Compra aquí tu GIGANTES