GIGANTES VINTAGEEstás viendo//¡Showtime en Zagreb! Petrovic en la Cibona, por Nacho Doria
¡Showtime en Zagreb! Petrovic en la Cibona, por Nacho Doria

¡Showtime en Zagreb! Petrovic en la Cibona, por Nacho Doria

La llegada de Drazen al Cibona puso patas arriba Europa: en 4 años, no perdió un partido continental, como local, en Zagreb (24-0)

Segunda jornada de la Copa de Europa de la temporada 85-86… la de la aparición (nacimiento) de esta revista en los quioscos. Dan Peterson, legendario entrenador italoamericano del Simac Milán, acababa de asistir a una impresionante exhibición de Drazen Petrovic (47 puntos) y aseguraba que “este muchacho podría jugar donde quisiera: en los Lakers de Magic o en los Celtics junto a Bird. ¡Es tres veces mejor que Kicanovic!”.

El Dom Sportova, foco de atención. La Cibona, rival temido y odiado a partes iguales por todo el continente. Y desde el primer instante, Drazen dejó claro que iba a por todas: 56 puntos en la primera jornada liguera… ¡en Sibenik! Metió 17 de las 19 primeras posesiones a sus excompañeros y paisanos. Determinación entre ceja y ceja.

Con 20 años, pasaba a liderar un equipo con un presente ilusionante. Una canasta en el último segundo de Mihoil Nakic sobre Boban Jankovic en el desempate de la final liguera del 84 ante el Estrella Roja les dio su segunda liga… y un nuevo pasaporte para la Copa de Europa. Pero la sala de trofeos del viejo Lokomotiva, habitualmente a la sombra de los equipos de Belgrado y con clara tendencia copera, no ocupaba demasiado: la primera Copa Korac (72), cinco Copas yugoslavas (69, 80, 81, 82 y 83), una Recopa (82) y dos Ligas (82 y 84) componían el palmarés del club croata cuando llegó Drazen. Él les llevó al cielo.

Rey de Europa… mortal en casa

¡Triplete en su primer curso con la Cibona! En un abril mágico, para empezar, la gloria de la Copa de Europa ante el Real Madrid. A continuación, playoffs ligueros: 2-0 en semifinales al Partizan con 51 tantos en el primer choque y 2-1 en la final ante el Estrella Roja con 32 en el desempate. ¡Tercera liga y posibilidad de revalidar la Copa de Europa! Para redondear el mes, la Copa con 39 puntos en la final de Osijek ante Split.

La temporada siguiente, el guión parecía calcado: actuación deslumbrante en la primera jornada (¡112 puntos al Olimpija Ljubljana!… a los juniors, sí, pero hay que meterlos), Copa de Europa (ahora, la víctima fue el Zalgiris de Sabonis), la Copa en Novi Sad (¡101 puntos en la F4, 46 por el título ante el Bosna!)… Pero la liga se escapó. Y, además, de la manera más dolorosa. Tras no jugar el segundo partido de la final (especulaciones: quería levantar el título en Zagreb), aquella derrota en casa en el desempate de la final ante el Zadar (110-111 tras dos prórrogas) fue un palo brutal para nuestro protagonista. “Es la mayor decepción de mi vida; no sé si podré superarlo” declaró depresivo.

«PODRÍA JUGAR DONDE QUISIERA: EN LOS LAKERS CON MAGIC O EN LOS CELTICS JUNTO A BIRD», Dan Peterson, entrenador del Simac Milán

Ese tropezón señaló la gran paradoja de Drazen en la Cibona: rey de Europa(tras las dos Copas de Europa, alzó la Recopa’87 anotando 28 puntos en la final ante Scavolini), pero mortal en la liga doméstica. Perdió en casa los desempates de las semifinales ligueras de las temporadas 86-87 y la 87-88, ambos con muchas controversias. El primero, ante el Estrella Roja (103-104), acabó en escandalazo y con sanciones para los hermanos Petrovic:8 partidos para el mayor, tres para el menor. Y el segundo, ante el Partizan en el que fue su último partido con los de Zagreb, abrió la puerta al veto de Djordjevic en la Selección.

Última temporada ya en el nuevo pabellón que ahora lleva su nombre. La Copa’88 en Rijeka ganada 82-80 a una Jugoplastika que se disponía a dominar Europa fue su último título con la Cibona. En la semifinal de la Recopa ante el Madrid, le tocó llorar. Tras ponerse +17 remontando los trece puntos de desventaja de la ida en Madrid, en los cinco últimos minutos cedió ante la batuta magistral de Corbalán y la muñeca de Biriukov. De nada valieron sus 47 puntos. Tocaba pasar pantalla: a Madrid. La Cibona de Drazen Petrovic. Palabras mayores.

Consigue la revista del Especial de Petrovic

 

Foto: Museo Petrovic

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)