Vuelve el público al baloncesto en un torneo amistoso en las repúblicas bálticas

Vuelve el público al baloncesto en un torneo amistoso en las repúblicas bálticas

Se vuelve mínimamente a la normalidad en el baloncesto con el regreso del público a algunos pabellones

El COVID-19 ha arrasado todo el mundo y ha dejado las competiciones deportivas, como muchos otros aspectos de la cotidianidad, paradas o en unas condiciones muy diferentes a las que hemos visto siempre. Los torneos que han decidido jugarse en los peores picos de la pandemia lo han hecho en una burbuja a la que no ha podido acceder el público, entre otras restricciones, pero empiezan a abrirse los cielos en algunas regiones del planeta con el virus algo más controlado y van regresando también este tipo de costumbre. Las gradas se van llenando de nuevo en los pabellones de baloncesto y el primero en verlo ha sido el Saku Suurhall de Tallin (Estonia).

Se ha permitido el acceso de no más de 1.500 espectadores en un recinto con capacidad para 10.000. Es la primera de las tres sedes de un torneo amistoso, el Balti Keti Karikas, organizado en las repúblicas bálticas y que también pasará por Letonia y Lituania. Allí juegan las selecciones de estos países para intentar divertir a los presentes y para no perder el ritmo competitivo tras el confinamiento.

El primer partido se lo ha llevado Estonia, que ha ganado a Lituania por 92-85. El más destacado ha sido Kerr Kriisa, un joven de 19 años de la cantera del Zalgiris comprometido ya con la NCAA (con los Wildcats de Arizona, concretamente) para la próxima temporada que anotó 26 puntos y repartió 7 asistencias. Mucha presencia de la Liga Endesa en ambos conjuntos: Siim-Sander Vene (Fuenlabrada), Sander Raieste (Baskonia) y Janari Joesaar (Manresa) en un lado, Tadas Sedekerskis (Baskonia) y Laurynas Birutis (Obradoiro) en el otro. En el banquillo lituano estaba Darius Maskoliunas, que será uno de los ayudantes de Sarunas Jasikevicius en el Barça la próxima temporada.

En próximas fechas iremos viendo más iniciativas de este tipo, con el público yendo a los estadios en pequeñas dosis. La primera competición oficial de baloncesto que se plantea hacerlo es la CBA china, que ha programado para este 26 de julio la apertura de The Diamond, en la ciudad de Qingdao, a un reducido número de personas que quiera acceder a él.