El Ricky Rubio que todos quisimos, por David Sardinero