Gobert aviva la rivalidad con España: «Es difícil jugar cuando alguien puede tocarte y tu no»

Gobert aviva la rivalidad con España: «Es difícil jugar cuando alguien puede tocarte y tu no»

Rudy Gobert hacía un buen trabajo en el partido de cuartos de final ante España pero no ha sido suficiente para parar a Pau Gasol que acababa el choque con 40 puntos, 11 rebotes y 3 tapones.

El pívot galo, cargado con cuatro faltas personales, no ha acabado el partido en pista al ser eliminado en la prórroga pese a que previamente los árbitros le habían perdonado la quinta en la jugada definitiva del tiempo reglamentario.

El interior de los Jazz ha mostrado su frustración en Twitter: «Difícil jugar cuando alguien puede tocarte pero tu no puedes tocarle a él! Dura derrota, es doloroso perder de esta manera pero volveremos!!».

Más cuentas pendientes para un nuevo enfrentamiento en Europa o en la NBA. Continuará…

2 Comentarios

  1. Cuando un tio te mete 40 puntos en «your face», en lugar de quejarte de los arbitros……..¡¡haztelo mirar!!.

  2. Jajajajajajajajajajaja… ¿en serio? ¿Pitaron en contra de Francia? Esto es lo único que no esperaba leer hoy, después de la falta en contraataque de Fournier a Llull no pitada, la de Diaw a Niko en el triple no pitada, la descarada somanta de palos que nos dieron en el 4º cuarto y prórroga sin que pasara nada, los bloqueos en movimiento y con brazos de Diaw, Gobert y Lauvergne, la última falta clamorosísima en la última penetración de Pau, donde Gobert se tuvo que llevar tela de la camiseta de España entre las uñas (probablemente sería atendido en el descanso con lima de uñas y algodón antiesmalte) y tan largo etcétera. Alucinante pero muy fiel retrato de la selección gala, presa de la impotencia y sin la pizca mínima de decoro para reconocer que ayer se les ganó con el único argumento que se podía: con el corazón, bajando el culo, levantando la cabeza y a pesar de su «superioridad», su cancha y sus árbitros.

    Os dejo, tengo que ir a comprarme la camiseta de Pau. Un saludo y allez les bleus! Ese bronce no os lo quita nadie, campeones!