JJOO 2016Estás viendo//Nuevo orden mundial: La muerte del Dream Team, por Jose Ajero
Nuevo orden mundial: La muerte del Dream Team, por Jose Ajero

Nuevo orden mundial: La muerte del Dream Team, por Jose Ajero

No ha muerto. Ya murió. Nació fuera de la villa olímpica en el corazón de Barcelona y murió a las tres semanas. Lo que se generó después fue el mayor espectáculo del mundo. El deporte que cierra los Juegos. Tras la final de basket, solo hay la salida del fuego hacia otra parte del mundo.

También quedan los recuerdos y las zapatillas. La historia de cómo confundían a John Stockton con un fan o cómo las botas de Jordan eran un homenaje a Miró, que ahora se venden más caras que un coche sencillo.

En el basket, las secuelas han sido mejores y peores. Más valoradas o menos, y en muchos casos, juzgadas con respecto a nuestras opciones y presencias. Con nuestras, me refiero a España.

Para Río y sus Juegos, la simple presencia de Kevin Durant convirtió al combinado USA en favoritos a 120 puntos, con 50 de ventaja. Para mí, lo eran. De la misma manera que hace dos veranos, llamaba la atención su ausencia y no eran tan buenos. La selección de jóvenes pistolas sin nada en el currículum, derivó en ocho victorias insultantes en Bilbao, Barcelona y Madrid. Con una media de ventaja de 33 puntos.

Con Kyrie Irving y su anillo; Draymond Green y su procesador de basket; Durant y su mala leche y Paul George como sexto hombre, los sueños mojados quedaron en gatillazos. Dos partidos ganados por 49 puntos para empezar y otros tres, por cinco. Australia cayó cansada; Serbia tuvo la prórroga y Francia se lo pasó pipa desafinándoles sin Tony Parker.

La nueva realidad que se presenta son los 49 por un lado y los 5 por el otro. Una selección potente, capaz de hacer cenizas a las inferiores y pelear con las de cierto nivel. Quizás, por el bien del basket mundial, ya no hay intocables, sino estrellas que han se sudar para ganar.

Quizás, el sino de Barras y Estrellas ya no sea hacerse fotos y que les pidan autógrafos. A lo mejor, ya es dar la mano tras una noche de guerra y decir, buen partido que quizás pierdan.

Y por favor, no crean que digo que ellos han decrecido. No, el basket ahora es mejor, gracias al Dream Team, y sus secuelas, del Puente Vallekas a los guettos de Sudán.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)