SELECCIONESEstás viendo//La generación dorada y sus noches... comiendo a escondidas comida poco saludable
La generación dorada y sus noches… comiendo a escondidas comida poco saludable

La generación dorada y sus noches… comiendo a escondidas comida poco saludable

Ocurrió en 2004. La Generación Dorada de la selección argentina, que venía dos años atrás de ser subcampeona del mundo en Indianápolis y que ese mismo 2004 lograría el mayor hito de su historia ganando la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas, tuvo que pasar por diversos momentos para conseguirlo. El que te contamos ahora tiene un punto de divertido… a la par que irónico.

Ocurrió en la concentración que estaban llevando a cabo en la localidad argentina de Córdoba. De repente, una mañana, la mayor parte de los jugadores que entrenaba Rubén Magnano amanecieron indispuestos. Era un tema colectivo, como si de algún alimento ingerido en mal estado se tratara.

La bronca de Magnano con una cocinera… que acabó con un secreto revelado

Ahí entró en liza el entrenador albiceleste, molesto con el servicio de cocina del hotel en el que estaban, haciéndoles responsables del estado en el que estaban los miembros de la Generación Dorada. Por ello, el mítico técnico (también seleccionador brasileño y uruguayo además de entrenador en diferentes clubes), y que ahora cuenta con 65 años, señaló con el dedo a la cocinera.

Pues bien, ni corta ni perezosa, la que en teoría era culpable de los hechos le reveló, sin tapujos y enfrentándose cara a cara con Magnano, lo que sucedía: estaban pasando cosas en las franjas nocturnas que él no sabía. No tardó demasiado el de Villa María en averiguar lo sucedido, y es que se estaba llevando a cabo un comercio entre los jugadores de chocolate, caramelos o churros, entre otros manjares poco recomendables para los deportistas.

La reacción de Magnano no se hizo esperar: en el siguiente entrenamiento, el cual empezó calmado, subió de tono rápidamente y se vengó por el mal comportamiento de sus pupilos, tal y como cita Básquet Plus: «los obligó a que hicieran carreras infinitas hasta tocar la línea de fondo, haciéndoles correr ida y vuelta por vastas horas hasta que cayó la última gota de sudor por la camiseta de todos y cada uno de los integrantes de la Generación Dorada». En todas partes cuecen habas.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)