Mundial de Japón 2006, el oro de nuestras vidas

Mundial de Japón 2006, el oro de nuestras vidas

Un 3 de septiembre de 2006, España se proclamó campeona del mundo de baloncesto en Japón.

Ba-lon-ces-to. Esas cuatro sílabas, pronunciadas con tanto orgullo en la garganta de Pepu Hernández, que esa noche fue la de todos, quedaron tatuadas para siempre en la piel de los aficionados a la canasta. Un 3 de septiembre de 2006, España se proclamó campeona del mundo de baloncesto venciendo con autoridad a Grecia (70-47).

Sin Pau Gasol en la pista, lesionado en semifinales contra Argentina, pero con Pau Gasol en el alma. La selección se sobrepuso a la lesión de su líder con una gran lección de equipo. Con 20 puntos de Jorge Garbajosa. Con otros 20 de Juan Carlos Navarro. Con 11 rebotes de Carlos Jiménez. Con Marc Gasol batallando bajo el aro contra el inmenso Schortsanitis. Con la energía del dúo Cabezas-Berni. La efectividad impecable de Felipe Reyes, 10 puntos en 9 minutos. La sobriedad de Calderón y las diabluras del Chacho. Y Rudy, y Mumbrú

Y esa mano en el pecho de Pepu Hernández que, sí, también fue la de todos cuando supimos lo que había sufrido.

Aquella noche del 3 de septiembre nos subimos a la cima del mundo con una generación inolvidable.

Aquí puedes recordarla: