Un extraterrestre que era uno de nosotros, por David Sardinero

Un extraterrestre que era uno de nosotros, por David Sardinero

Pau Gasol se retira. Es hoy. El día que nunca quisimos que llegara. Aunque sabíamos que llegaría, y aunque intuíamos que estaba cerca, cada vez más cerca, no queríamos creerlo. Una parte irracional de nuestra cabeza lo negaba.

Porque no queríamos imaginarnos un baloncesto sin Pau Gasol. Hoy es el primer día de otra vida, que tendrá momentos buenos, alegres, tristes. Será, pero será diferente. A partir de hoy, el baloncesto español es otra cosa.

Durante dos largos años de lesiones, recuperaciones e incluso una pandemia mundial, llegamos a acostumbrarnos a un baloncesto sin Pau Gasol. Pero todos teníamos esa esperanza de volver a verlo, de que esto no se hubiera terminado. En ocasiones parecía muy lejano, pero sucedió. A base de tesón, cabezonería y mucho, mucho esfuerzo, Pau Gasol nos regaló un regreso a las canchas, un último ‘Last Dance’ con el Barça y la Selección en los Juegos de Tokio que nos dejó un buen sabor de boca y seguramente ganas de más. Porque siempre es mejor dejar al resto con ganas de más, que con ganas de menos.

Hoy esa ilusión de volver a ver a Pau Gasol en las canchas se acaba. Pau Gasol no volverá a jugar al baloncesto. Es duro leerlo y escribirlo así, pero es lo que hay. Y esto nos deja una sensación de vértigo. De vacío. Queremos más, queríamos que este día nunca llegase y ahora hay que afrontarlo y vivir con ello.

Pero seamos justos. Si hay algo indiscutible que ha ganado Pau Gasol es el derecho a retirarse cuando quiera y como quiera. Él ha elegido su momento y no al revés. El baloncesto no le retira porque se demostró a sí mismo y a todos que podía seguir jugando. Recuerden la final de la pasada Liga Endesa, con un gran rendimiento ante todo un Real Madrid.

Pau ha considerado que este es el momento de dejarlo y el mejor homenaje posible es dar un manotazo a la nostalgia, apartarla un rato, y pensar en lo que hemos vivido con él. Y en que hemos sido unos privilegiados por haber sido coetáneos de la Era de Pau. La Era del mejor jugador de la historia del baloncesto español la hemos podido vivir y disfrutar. Y lo hemos hecho a lo bestia. Hemos ganado de todo, hemos tuteado a Estados Unidos en finales olímpicas, hemos tenido a uno de los mejores europeos que haya habido nunca en la NBA. Si hasta hemos hecho un salto inicial en un All-Star y hemos ganado dos anillos de la NBA. Y digo hemos porque todos, aficionados, seguidores del baloncesto, han sido participes de esta Era que hoy termina.

El mejor homenaje es salvaguardar su recuerdo, las imágenes de Pau que cada uno tenga en su cabeza. Y estar muy orgullosos. Japón 2006, el Eurobasket de aquel grito en Lille, el respeto de Kobe y todo el Team USA, los anillos… La lista sería interminable. Lo que ha hecho Pau Gasol con y para el baloncesto español es una barbaridad que seguramente no volveremos a ver. Pero por suerte, lo vimos. Y era uno de los nuestros. ET. Un extraterrestre, pero uno de nosotros.

¡Consigue tu Guía de la NBA de Gigantes del Basket!

Un año más, regresa la Guía NBA Gigantes. 100 páginas íntegras de análisis de todos los equipos NBA, uno a uno, con textos en profundidad de Andrés Monje, todas las plantillas, estadísticas y situación salarial. Reserva ya tu ejemplar, que enviaremos a partir del 11 de octubre, antes del inicio de la nueva temporada.