INTERNACIONALEstás viendo//No estuvieron 'callaítos': así fue la bestial celebración del Mundial
No estuvieron ‘callaítos’: así fue la bestial celebración del Mundial

No estuvieron ‘callaítos’: así fue la bestial celebración del Mundial

Una jornada de ensueño que te resumimos a continuación.

Rápidamente nos dimos cuenta de la que se venía encima cuando Marc puso un tuit. Fue el gran aviso de la fiesta que llegaba a Colón.

Y así fue. Madrid entera se ha echado a la calle. Sin precedentes posiblemente en el mundo del baloncesto en España lo que se ha vivido la tarde del lunes 16 de septiembre. Eso sí, todos los aficionados que recibieron al combinado del más que alabado Sergio Scariolo tras el título han tenido que tener paciencia para ver a sus ídolos en una jornada de ensueño.

Primero porque el vuelo, procedente de Pekín, se retrasó algo de la hora prevista de llegada, algo antes de las 16:00 horas. Tras algo más de una hora recogiendo sus pertenencias llegaba la primera parada de un viaje que todos sueñan con hacer y sólo unos pocos pueden conseguir: el del homenaje por ser Campeones del Mundo. 

Sus Majestades los Reyes fueron los encargados de recibir inicialmente al equipo español, con el bonito detalle del capitán, Rudy Fernández, de saltarse el protocolo y ceder la medalla de oro a Felipe VI para la foto oficial. Era algo más de las 20:00 horas, y por aquel entonces, la Plaza de Colón ya llevaba cerca de una hora llena.

Aún lo estaría casi tres horas más, con un fin de fiesta por el oro que a buen seguro los protagonistas no olvidarán jamás. Todo bajo la espectacular cobertura de Mediaset en CUATRO, con más de cinco horas de seguimiento ya desde su programa de tarde Cuatro al día, presentado por Carme Chaparro y que ha contado con la visita del ex jugador Fernando Romay. Pepu Hernández, Esteve Rubio (padre de Ricky) o Maite Farrés (madre de Rudy), visiblemente emocionados, pasaron por un día especial en el que el canal que ha retransmitido todo el Mundial ha estado muy a la altura del logro.

De ahí a Moncloa, con el agradecido discurso del presidente del gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y también con las palabras del presidente de la FEB,JorgeGarbajosa. 

Tras las visitas institucionales, llegaba el gran momento, el recorrido con la Rúa por las principales calles de la capital. Princesa, Callao, Gran Vía… hasta llegar a Colón con una sorpresa inesperada, la que daba el periodista, y voz de los partidos de España en el Mundial, José Antonio Luque, en Cuatro: “Pau Gasol está en Madrid y estará en la cena oficial en el mesón Txistu con sus compañeros”.

Una gran noticia que posiblemente impulsó la fiesta del combinado nacional, que lideró (tal y como se esperaba) Marc Gasol. Un auténtico dejavu de su celebración del anillo con los Toronto Raptors. Él se lo avisaba a María Victoria Albertos: “Yo no soy de bailar, soy más de barra de bar”. Y Oriola fue más allá: “El que llegue antes de las 6 o las 8 de la mañana, multa”.

Juancho Hernangómez (pidió no hacer un Sergio Ramos con la Copa), Willy, Rudy, Llull, el propio Scariolo… todos hablaron en una jornada que dejó detalles de muy buen gusto. Uno de ellos, del propio Oriola, dejando que muchos aficionados tocaran la medalla de oro. Y de ahí a saltarse el protocolo, con Llull saliendo a la pista de baile aunque aún no habían sido presentados. Una vez todo vuelto a la normalidad, todos los protagonistas fueron presentados uno a uno, con sus respectivos motes y grandes momentos. Del “La leyenda continúa”, de Javier Beirán a la magia protagonizada por el MVP del Mundial, Ricky Rubio, todos fueron nombrados (y alabados) por los aficionados.

Siguiente paso, el que nunca falta en éstos casos, el “We Are the Champions”, de Queen, antes de que Rudy inaugurara el micro: “Buenas noches. Sólo quiero daros las gracias a todos vosotros, pero en especial a mi familia, a mi segunda gran familia, éstos grandes jugadores, staff, por ayudarme, por hacerme que este verano fuera tan especial y darme la gran ilusión de poder levantar esta puta copa. Viva el baloncesto español”.

Ricky habló, al grito de MVP: “Yo no tenía que hablar, pero lo que veo aquí es que la hemos liado muy grande. Ahora sé como se sintió Marc al ganar un anillo, sólo espero que esta bonita historia que hemos escrito os ayude a todos a seguir adelante, que os hayamos inspirado mucho, porque a mi mis compañeros lo han hecho mucho”.

Marc Gasol no faltó tampoco a su cita con el micro, a un grito que a muchos españoles le gusta: “Hace unos meses en Toronto no me pasaron el micro, no sé porque, hoy Ricky ha sido muy valiente y me lo ha dado, felicitar a esta gente, han dedicado dos meses de su vida a hacerlo lo mejor posible y lo hemos hecho. Disfrutarlo mucho. Sólo pido una cosa, que el día que no ganemos, si es que llega, también nos apoyéis”.

De ahí al final, con el intento de cantar Love of Lesbian, ‘Fantástico‘, la aparición de Willy pidiendo aplausos para todos, el himno “Callaíta” del equipo nacional, y la aparición del coach Sergio: “Ayer fue el partido más visto en televisión de toda la historia del baloncesto español, y que nos convirtió en campeones del mundo”.

El transalpino fue manteado, antes de cerrar a lo grande: “Este equipo es campeón del mundo porque no se ha rendido nunca cuando las cosas estaban jodidas. Para éstos jugadores bajar los brazos nunca ha sido una opción”.

Claver alucinó, Llull la armó dando las gracias a todos los jugadores que estuvieron en las ventanas, Colom avisó sobre la noche que venía y Oriola, al que pidieron decir “Hala Madrid”, quiso reconocer el sacrificio tras el duro verano de Rudy Fernández mientras elogiaba la ciudad de Madrid. Rabaseda y Ribas fueron los encargados de poner el cierre.

Todo acabó a lo grande, con una cena de ensueño. No es para menos, no todos los días uno puede decir que es CAMPEÓN DEL MUNDO. Disfrutad, que a nosotros ya nos habéis dado momentos inolvidables de FELICIDAD.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)