AMERICAN LEGENDS DOMINO´S BY AJEROEstás viendo//Final ACB 2019, 1º partido: ¡no mires debajo de la cama!
Final ACB 2019, 1º partido: ¡no mires debajo de la cama!

Final ACB 2019, 1º partido: ¡no mires debajo de la cama!

José Ajero analiza lo acontecido en el primer partido de la final de la Liga Endesa entre Madrid y Barcelona.

“El demonio vive en los detalles” es la nueva frase hecha de por vida para los deportistas. Vale como aquella de “El fútbol es así”. Realmente vale para todo momento y para toda decisión. Otra cosa es que nos valga a los periodistas para algo.

Detalles, detallazo, es lo que tuvo el Barça con Edy Tavares. Se preocuparon tanto de él que se olvidaron del resto de las cosas: de jugar, de enchufar y de pelear. Mientras fueron físicos con él, los demás fueron físicos con todos los visitantes. Nunca Kevin Pangos pareció tan pequeño y pocas veces su entrenador tuvo que dar tantos bandazos. De los dos bases a los tres altos iba un cambio. Sin beneficio en el parcial.

· Las bases blancas. 1 pérdida, 8 asistencias y 40 minutos de juego. Puntos también, 30 entre los dos. Fue su ritmo, su pelea. Son los que más se aprovecharon de todo lo que había por dentro. Cuando les quisieron meter mano, ya no hubo manera de calmarles.

· El Madrid está cachas. Es la gran sorpresa, han crecido mucho. Nos fijamos en ‘El Chacho’ y en Doncic pensando que no estaban al nivel de los gimnasios que se fichan en Europa. De hecho, siempre parecía que era cosa de Taylor, pero desde el brazaco de Campazzo al mejor nivel físico de Rudy… Los blancos fundieron al Barcelona.

· Respirar pintura. Acabado el tercer cuarto, el Barça Lassa se dejó 15 tiros en la pintura. 9 de 24. La pintura es un sitio sagrado, donde más cerca queda el aro, y en esos números no hay futuro. De verdad, aunque metas de tres, cosa que tampoco pasó en la primera mitad (1 de 7).

· Singleton VS Randolph. Se pasaron todo el partido hablando, pero comentaban la jugada. No se picaban, se defendían y cuando se revisaba o había libres, le daban a la lengua. En momentos de partido, se miraban a los ojos, no a la bola. Como si estuvieran en el Lokomotiv. Suya fue la calidad libra por libra y los respiros de sus entrenadores. Pablo Laso apostó por Randolph de inicio: 4 de sus 10 tiros fueron en 6 minutos. Luego Singleton evitó durante tres cuartos que no hubiera partido, pese a que cuando lo hubo estaba fuera.

· ‘Edy’ Tavares. Poco y bien. 21 minutos de presencia absolutista en cancha. Sin hacer nada más que posterizar a Singleton para salir en los highlights. Solo falló un libre. Firmo 11 de valoración (7 puntos y 6 rebotes). Fue más lo que supusieron que iba a hacer que lo que hizo.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)