AMERICAN LEGENDS DOMINO´S BY AJEROEstás viendo//Final ACB 2019, 2º partido: el partido que nunca vemos
Final ACB 2019, 2º partido: el partido que nunca vemos

Final ACB 2019, 2º partido: el partido que nunca vemos

José Ajero analiza lo acontecido en el segundo partido de la final de la Liga Endesa entre Madrid y Barcelona.

Los que ven mucho porque seleccionan. Los que ven poco porque piensan que es más de lo mismo. Los que se guardan fueras y los que nunca los tuvieron y pensaron que era eso de que un minuto de baloncesto es como quince en fútbol.

En fin, que por mucho o por poco, yo levanto la mano para reconocer la falta. Pero por suerte estaba en el pabellón, en el WiZink Center, en el túnel de vestuarios, entre jefes de prensa, auxiliares, guardias y algún alto cargo directivo que siente, pero no padece. Desde allí vimos la locura. Lo que nunca se vio, porque nunca aguantamos o porque, de verdad, nunca pasa. El F.C. Barcelona del inmaculado Thomas Heurtel, de los tres altos desposicionados, se dejaba el alma en Madrid, en los tiros libres y en un rebote.

· Jaycee Carroll. Decía mi compañero David Carnicero mientras tomábamos la cerveza del campeón, que era lo más parecido a la famosa cuerda amarilla del sexto partido de las Finales NBA de 2013. Celebraba Spurs antes de tiempo y bang… la bola en la mano de un francotirador despiadado, frío. Netflix les tiene que hacer una serie moderna. De asesinos deportivos, que han mecanizado tanto su sueño, que la última bola es como llenar un vaso de agua de un grifo. De Carroll me da miedo pensar cuánto tiempo de su vida ha utilizado en imaginar la finta, cuadrarse y colocar la punta de sus Kobe Bryant detrás del arco.

· Thomas Heurtel. Ingobernable e insoportable para cualquiera de sus pares. Me hubiera gustado verle 30 minutos al menos, pero Svetislav Pesic cree que mete mucho, pero que le meten más. Lo cierto es que tampoco controló el ritmo. Solo atacó, atacó y atacó y dejó sin argumentos a sus pares. El Facu y Llull estuvieron fuera de combate casi todo su tiempo en cancha -Facu, eliminado por faltas-. Los dos bases blancos que anotaron 30 puntos y solo perdieron una bola, acabaron si argumentario. Otra cosa serían los últimos segundos.

· Tipos duros. Salió el Barça definitivamente a jugar con golpe. No sucio… duro. Y el Madrid se sorprendió. De verdad. Otra vez. Cuando quisieron responder el estacazo, se les vio forzados y castigados por los árbitros ante la evidencia. El partido perdió puntos. Bueno, nunca los ganó, la verdad. Nadie metía de tres aunque ya los dos de arriba asomaban el hocico. Solo dos triples de Carroll salvaron el K.O. técnico del Madrid, apoyado en 4 tiros sin fallo de Ayón. Mientras, Pesic no paraba de darle bolas interiores a Tomic, que solventaba.

· Svetislav Pesic. “Es complicado explicar la derrota”, dijo en rueda de prensa. Su equipo jugó bien, le compró ser más duro. Sacó a Pau Ribas para mostrar más músculo, se cargó a Singleton y le salió bien Roland Smits. Ese big-three es un problema para el Madrid y para cualquiera. No anda corto de centímetros, kilos y puntos. Los tres se repartieron la posiciones y los que alternaban eran los de fuera. Hasta que hizo eso tan sexy de poner dos bases y tres ‘aleros-postes’ que parecía mandar la serie a Barcelona.

· Las emociones. Es muy típico en situación épica decir que tu equipo y tu deporte te da una sensaciones, unos subidones que nada en la vida te lo iguala. OK. Ver emocionado a Carroll, rodeado de Ayón, Causeur y Campazzo donde nadie les podía ver. La explosión de Llull, y el brutal rendimiento hasta la extenuación de Rudy Fernández. También del otro lado, la cara de Pesic derrotado en rueda de prensa o las explicaciones de Pierre Oriola, por segundo día del tirón… La empatía iba por minutos y por sectores de la parte superior del WiZink Center, la que solo ven los protagonistas y los que informan. La camiseta no importaba, por ser capaz de ponerte en las zapatillas de cada uno.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)