AMERICAN LEGENDS DOMINO´S BY AJEROEstás viendo//La primera fase de Estados Unidos: 'En China todo es más pequeño'
La primera fase de Estados Unidos: ‘En China todo es más pequeño’

La primera fase de Estados Unidos: ‘En China todo es más pequeño’

Jose Ajero da su particular visión del Mundial de China 2019. Hoy, un repaso a Estados Unidos en la primera ronda.

Las canchas, los aros, las zonas, los problemas… Kemba Walker no dudó en hablar de alegría donde nosotros vimos problemas. Al final del día, Estados Unidos ganó a Turquía pese a que deberían haber perdido. La mentalidad siguiente partido puede ser que haya influido en la detonación de Japón, pero tampoco tiene por qué. Suficientemente malo es el combinado asiático como para buscarle más excusas.

Sin Jayson Tatum, sin Marcus Smart y con dos grandes por algunos momentos en cancha anotaron los 13 primeros puntos del partido. Llegaron a ganar 40-10 y mandar por más de 60. Ahora ya espera otra cosa, ahora ya todo será jodido o muy parecido a eso. 

· Los juegos de Pops. Tiene comodín del público. Mejor dicho, todos los jugadores pueden recurrir a un compañero para que les ayude cuando no saben algo. Los más buscados fueron Harrison Barnes y Brook Lopez, pero tampoco fueron los más acertados. Contaba Donovan Mitchell a NBA TV que Gregg Popovich les proponía juegos con preguntas de todo tipo, desde física y química hasta geografía, y si no sabías siempre tienes la opción de que un compañero -el más preparado- te ayude. Como en cancha: cuando no puedes, busca al mejor preparado para hacerlo. Juegos para estimular la confianza en los demás.

· Confianza en sí mismos. Si hay algo que no se puede negar es la facilidad americana para responder al problema. Lo malo es que siempre es más a nivel personal que grupal. En los tres partidos -¿se puede considerar partido lo de Japón?- en cada momento de tensión Estados Unidos tiende a sacar los ceros de sus sueldos sobre el papel. Desde Joe Harris hasta los rebotes ofensivos de Kemba con el partido en el aire. Han aprendido a demostrar quiénes son, de ahí que hasta Jayson Tatum se fuera cojo diciendo que los esfuerzos se han cuadriplicado para ganar.

· Las zonas o los estáticos. Ya no sé si es solo cosas de correr o de anotar rápido. Pero cada vez que los de Popovich tienen que jugar un ataque de 5×5, la tensión se siente hasta en los dispositivos móviles. El movimiento de balón no parece eficiente, las acciones individuales se achican en la falta de espacios y por dentro no hay un alma caritativa que reciba de espaldas y repita pase. La bola se eterniza en manos, mientras los segundos de posesión caen como goterones de sudor. Si la zona se hace con hombres altos, aún es peor. Todo es entrenable, eso sí. Y los sustos han prevenido, aunque falte por ver si han servido para curar.

· El debate de los altos. Ahí donde vemos a Mason Plumlee, su presencia pasa de ser más de entrenador-concienciador que jugador. Ayuda a jugadores en las rutinas prepartido y luce los galones de haber sido parte de alguna expedición. Myles Turner saca partido de su movilidad y no de sus centímetros. Es un catálogo bastante ambicioso de talentos anotadores, pero en pocos de los formatos que ofrece está el anotar con repetición al poste. Y Brook Lopez sueña con poder tirar de tres. Juegan mejor sin altos, desde luego que sí. ¿Pueden ganar el campeonato sin ellos? Desde luego que no. Es la bomba pensar que los tres mejores postes del Mundial -Jokic, Gasol y Gobert- están en la NBA, pero no en USA. 

· Giannis os quiere. Este verano ha habido unos cuantos que se dieron al cine antes que al básket. La grabación de la mítica Space Jam 2, por ejemplo. Hay jugadores de NBA que rivalizan en las casas de apuestas por el anillo, pero que se entrenan juntos en las largas jornadas estivales. A películas y reuniones ha dicho Giannis Antetokounmpo que no. Su mundo es otro. El de la pelea por ser el mejor. EE.UU. se las verá con él, su hermano y diez jugadores de la Grecia más clásica. No hemos visto su mejor cara. Creo que no llegan a un acuerdo entre si jugar para Giannis o como siempre ellos lo hicieron, pero pueden ser los primeros en ejecutar a los de Gregg Popovich. Porque Anteto anda en ello, pero porque el resto es muy potente.

· Estadísticas. Joe Harris es uno de los cinco jugadores de Estados Unidos con 10 puntos por partido. Es el cuarto mejor reboteador del equipo (4,7 capturas por partido) y el único de todo el combinado que tiene porcentaje por encima al 50% en triples. Mete dos de los tres que tira por partido. Asentado en la rotación, es uno de los jugadores que más brilló contra Turquía en el desastre. Aún así, no alcanza los 20 minutos por partido.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)