AMERICAN LEGENDS DOMINO´S BY AJEROEstás viendo//Otras misas de domingo, por José Ajero
Otras misas de domingo, por José Ajero

Otras misas de domingo, por José Ajero

José Ajero te cuenta desde Vitoria la previa del tercer partido de la final de la Liga Endesa.

Ni las cruces del pecho de Trey Thompkins ni los arcángeles de Janis Timma van a salvar a la serie de su destino. El mundo de los Playoffs está lleno de frases hechas que heredamos de los Estados Unidos como si aquí nunca hubiera habido.

La que más pega para este instante es la de ‘pivotal five game’. Pero hay que matizar, claro. Aquí el ‘five’ lo cambiamos al ‘three’. Vamos, el cinco al tres porque las series son a tres partidos. Con la serie igualada es el más importante de todos porque el equipo que lo gana tiene dos match-ball.

De aquí engancho con una teoría humana del segundo partido. Baskonia tuvo más acierto que pelea. Y eso me llamó la atención. No quiero llamarlo complacencia, pero sí cierta comodidad que empezó con los problemas de faltas de Toko Shengelia

El gran corazón del equipo no entró en ritmo. Tampoco ayudó el tobillo de Voigtmann, cuyo pronóstico médico señala como altamente jodido. Y claro, tampoco la unión blanca en la defensa de su cancha. No fue el día de Llull, ni de Doncic, y aún así sacaron pecho de la defensa y del ajuste.

Cinco jugadores en dobles dígitos, dominio del rebote y agilidad en las designaciones defensivas. Pablo Laso atacó a Luca Vildoza como a la estrella del rival y ahí también se iba Baskonia al autobús con la vuelta a casa en mente.

Vitoria recibió al Madrid con una boda en el hotel. Fotos y amores de alcohol que alcanzaron a Laso tras la atención a medios. Pablo reconoce que aún es especial jugar aquí. Antes, horas antes, con la derrota aún caliente en la maleta dijo Pedro Martínez que es especial el jugar, simplemente, la final.

Así que entre especialidades, es lógico volver a tirar del tópico de playoffs de que los especialistas funcionan mejor en casa. Baskonia está dónde quiere. El Real Madrid, visto lo visto, en un barro que les ha hecho míticos. Así que bueno, todos preparados y contentos para el ‘pivotal game three’, en domingo, como las misas, con hostias sagradas y consagradas, porque así son los Playoffs, de Vitoria a Cleveland.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)