TERRITORIO AJEROEstás viendo//Ser como Escobar, por José Ajero
Ser como Escobar, por José Ajero

Ser como Escobar, por José Ajero

¿Qué relación tienen LeBron o Curry con Pablo Escobar? Más de la que piensas... en sentido figurado.

Me llama la atención la manera en la que “Narcos” ha humanizado el narcotráfico. Atraído por el personaje de Pablo Escobar, me he visto toda la puñetera librería de serie relacionadas con la cocaína. Horas y horas de asquerosa veneración silenciosa. Empatía incluso con su gente.

Para nada creo que sea el único. Creo que en estos dos años, los que han caído en la serie han querido sentirse como él. Posiblemente sea la sensación de ser el ‘puto amo’, esa expresión que hemos dicho mil veces… Tantas como fantaseado con el tiro sobre la bocina que metemos.

Entiendo que en algún momento del partido en Boston, LeBron James se sentiría como Escobar. Y también doy por hecho que Steph Curry, en Houston, tres cuartos de lo mismo.

‘Putos amos’ con más sentimiento que Pablo Escobar, pero con una cantidad similar de cadáveres a su paso. Fingidos, ojo, que ahora hay que explicar todo. Puede ser que Kevin Durant robe el show o que aparezcan más Cavaliers de los que pensamos, pero los gánsteres originales de la serie son los otros dos.

Los dos, ahora que tanto se habla de unicornios, son la consagración del mítico caballo con un cuerno. Los dos han llevado al éxito máximo al basket de ahora. En el que uno mide lo que un poste, pasa como un base y corre como un escolta. El otro, simplemente, la mete de cada lado de la cancha, sin esfuerzo y con constancia.

Un anillo para Warriors sería el establecimiento indiscutible del mayor cártel de basket del Siglo XXI, parecido o de camino al anterior de Gregg Popovich. En un futuro muy cercano cuando los Warriors se muden a San Francisco, encontraremos caletas donde Steve Kerr escondía los puntos que su equipo no podía anotar en pos de una defensa mejor.

El campeonato para LeBron podría ser el mayor acto de rebeldía contra el estado de derecho. No ha podido ni el ejército, ni la policía. Ni las guerras sucias planteadas a base de golpes, soplidos y palabras. LBJ está en guerra contra todos porque todos nos negamos a valorar su poder. 

No sé si los dos querrán ser como Pablo Escobar, pero han de saber lo que se siente. Total, el poder de Tony Montana fue más efímero.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)