LIGA ENDESAEstás viendo//¿Cómo era el primer Laso entrenador? Detalles y recuerdos de su etapa en Castellón
¿Cómo era el primer Laso entrenador? Detalles y recuerdos de su etapa en Castellón

¿Cómo era el primer Laso entrenador? Detalles y recuerdos de su etapa en Castellón

Los primeros pasos de Pablo Laso como entrenador fueron en Castellón, donde guardan un buen recuerdo del técnico, que cambió la mentalidad del equipo

Hablar de Pablo Laso es hacerlo de todo un referente en los banquillos españoles y de un entrenador con un palmarés mucho más que envidiable. El técnico del Real Madrid puede presumir de haber logrado cinco Ligas, seis Copas del Rey, dos Euroligas, cinco Supercopas y una Copa Intercontinental. Una retahíla de trofeos que se verían muy lejanos cuando dio sus primeros pasos con la pizarra en sus manos, allá por la temporada 2003-04 dirigiendo al Castellón de la LEB 2, la actual LEB Plata.

¿Cómo era el primerizo Pablo Laso en los banquillos? Su ayudante por aquel entonces, Joan Castillo, y dos de los que fueron sus jugadores, Álex Urtasun Oliver Arteaga, hablaron para los micrófonos de Cope y nos acercaron un poco más al técnico en sus inicios.

Precisamente los jugadores son los primeros en hacer referencia a las sesiones prácticas con Pablo Laso, recordando que no eran moco de pavo. «Entrenábamos mucho. Eran entrenamientos durísimos, mañana y tarde«, recuerda Urtasun, mientras que Arteaga añadía que «te exigía el 200% cada día. Tuvimos alguna charla bastante subida de tono». Sin embargo, ambos coinciden en que la llegada del técnico al banquillo de Castellón supuso un cambio de mentalidad y sintonía importante. «Cuando Laso llegó, nos dio esa bocanada de aire fresco. Se comunicaba muy bien en inglés, algo que le costaba muchísimo al anterior entrenador. Nos dio esa mentalidad de defender e ir cada día al máximo. Aprendimos muchísimo de él: intentar dar el máximo en cada entrenamiento y partido».

Aunque si el tema es aprender de Pablo Laso, quien más puede hablar de eso es Joan Castillo. «Recuerdo con gran cariño la preparación de los entrenamientos: era minucioso hasta detalles que nadie puede imaginar. Y tiempos muertos que son para grabar y poner en una escuela de entrenadores», explica el que fuera su segundo en Castellón. «Un entrenamiento de aquellos valía por muchos clinics y cursos de entrenador. Me cambió la manera de ver las cosas. En los equipos que he tenido, intentó aplicar alguna cosa que le he visto hacer». Lo que se llama dejar huella.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)