LIGA ENDESAEstás viendo//El lado más duro del deporte: Llorca nos cuenta su proceso de recuperación tras una operación
El lado más duro del deporte: Llorca nos cuenta su proceso de recuperación tras una operación

El lado más duro del deporte: Llorca nos cuenta su proceso de recuperación tras una operación

Antonio Gil entrevista a Álex Llorca, que se encuentra en la recta final de su recuperación tras someterse a una operación de espalda.

Álex Llorca está dando los últimos pasos en su recuperación antes de volver a las canchas. Desde que el pasado 20 de agosto se viese obligado a pasar por el quirófano para poner fin a unos dolores de espalda producto de una hernia, el escolta catalán no ha parado de trabajar. Su intención es regresar a las pistas una vez que su condición física esté al 100% y pueda rendir al máximo sobre el parqué. No es la primera vez que sufre una lesión grave: en 2017 se rompió el cruzado y estuvo más de 8 meses de recuperación antes de poder volver a las canchas. Es el lado duro del deporte de élite; las lesiones, los procesos de rehabilitación. Y sobre todo, quedar bien, apto para volver a ser el de antes. El objetivo de todos aquellos que se lesionan.

La de Llorca, prefiriendo esperar, es toda una declaración de intenciones y un ejercicio de humildad y honestidad como pocos. Algo que seguramente le allanará el camino hacia un nuevo destino deportivo, pues se encuentra en una situación de agente libre sin contrato tras terminar su acuerdo con el Montakit Fuenlabrada al final de la pasada campaña. Y todo esto con el preolímpico 3X3 para los Juegos de Tokio en la cabeza.

GIGANTES: Para ponernos todos un poco en situación, ¿podrías contarnos cuándo empezaron los problemas físicos que te han llevado al quirófano?
ÁLEX LLORCA: El último mes de la temporada pasada en Fuenlabrada me lo perdí porque en un entrenamiento me quedé clavado de la espalda. Me miraron una serie de médicos en Madrid y me hicieron unas infiltraciones porque decían que estaba sufriendo un pinzamiento del nervio. Me solucionaron el tema del dolor de forma momentánea, así que me volví a Barcelona para prepararme en verano de cara a firmar contrato para la siguiente temporada. Pero seguía notando algún dolor y, sobre todo, unas irradiaciones por la pierna derecha que me impedían estar al 100%. Entonces le comenté a mi agente que, antes de fichar por algún equipo y engañarme a mí mismo y a algún club, me gustaría visitar a algún médico en Barcelona.

G: Imagino que entonces aparecieron los problemas.
LL: Pues fui a visitar a una doctora que es una eminencia en temas de espalda. Tras hacerme unas pruebas me comentó que tenía una hernia que me estaba pinzando el nervio y que lo mejor era operar.

G: ¿Qué cara se te quedó en aquel momento?
LL: Cuando me dijeron que me tenía que operar de la espalda lo primero que pensé fue que sería mucho tiempo de recuperación. Pero me aclararon que era una intervención muy simple. Se trataba de una limpieza en la que me tenían que sacar la hernia y en tres meses y medio o cuatro ya estaría al 100% para competir. Entonces decidí cortar con todo eso y hacer las cosas bien.

G: Y así llegamos al 20 de agosto y tu visita al quirófano.
LL: Sí. Todo fue bien y, ahora que ya han pasado dos meses y unos días, me encuentro genial. Los dolores de la espalda han desaparecido. Si lo hubiera sabido antes, me habría operado sin ninguna duda.

G: Parece que fue una decisión sencilla de tomar.
LL: Pues la verdad es que fue duro porque me gusta mucho entrenar en verano y prepararme para la siguiente temporada. Siempre me ha gustado llegar a pretemporada en mi mejor estado de forma, y que a principios de agosto te digan que hay que operar… Es duro. Había hecho un trabajo increíble en verano, incluso teniendo alguna molestia. Pero, como te he dicho antes, creo que hice bien en no fichar con ningún equipo porque, más que engañar al club, me hubiera engañado a mí mismo. Lo doy todo en la pista y si no estoy al 100% no sería el Álex de siempre. Mi agente me dijo que hay muchos jugadores que no empiezan la temporada desde el inicio y que no sería un problema, así que ahora estoy trabajando muchísimo en mi recuperación.

Álex Llorca

Un nuevo Álex Llorca

G: ¿Qué diferencia de mentalidad hay entre el Álex Llorca que trabaja para estar al 100% y el Álex Llorca que decidió operarse?
LL: Pues que el Álex Llorca que decidió operarse ahora está viendo la luz al final del túnel. Estoy sintiéndome muy cerca de sentirme muy bien físicamente, incluso mejor que en los últimos años. He hecho muchos cambios en mi día a día, como por ejemplo en la alimentación. No quiere decir que antes comiera mal, pero me he puesto en manos de un nutricionista y la verdad es que ahora me siento espectacular. Estoy entrenando mañana y tarde, añadiendo gimnasio, pista y carrera, y espero pronto estar al 100% para ayudar a un equipo a competir.

G: ¿Me podrías hablar un poco más de esos nuevos hábitos alimenticios?
LL: Siempre había comido un poco de todo y tenía la suerte de confiar en mi genética, que era buena, no engordaba muy rápido y mi rendimiento siempre era bueno. Pero me dijeron que algunas lesiones podían dase por no cuidar plenamente de la alimentación y decidí consultar a un nutricionista. Ha pasado muy poco tiempo desde que empecé y me lo he tomado a rajatabla, y me siento mucho más ligero. Estoy muy contento de este cambio y ojalá lo hubiese hecho muchos años atrás.

G: Escuchándote hablar da la sensación de que estás muy ilusionado y con la motivación por las nubes, pero imagino que has tenido que pasar por momentos complicados.
LL: Claro. El peor de todos es cuando te sientas en el sofá de casa y ves a todos los equipos competir y tú no estás ahí. Es la primera vez que sufro una lesión y no tengo contrato con ningún equipo. Es la parte más dura, pero intentar coger fuerzas para salir adelante y volver, como siempre se dice, mucho más fuerte.

G: Supongo que la sensación después de pasar por el quirófano es extraña. ¿Sentiste miedo en algún momento?
LL: La verdad es que un poco de miedo sí sentí. Tenía muchas preguntas. ¿Ahora dónde voy? ¿Dónde me recupero? ¿Quién será la mejor persona para recuperarme? ¿En qué instalaciones? Piensa que cuando te lesionas perteneciendo a un club está todo cubierto. Tienen sus clínicas, su preparador físico, su gimnasio, su pista… Todo eso me lo tenía que buscar yo, pero tengo la suerte de tener muy buenas personas a mi alrededor, desde la clínica Fisioset de Badalona hasta el presidente del Sant Feliu de Llobregat, que me está dejando la pista del Pabellón Juan Carlos Navarro para poder entrenar. Siempre estaré agradecido a toda esa gente que te ayuda en los momentos más complicados.

G: Además de los ya mencionados, ¿quiénes están siendo tus mejores apoyos en el proceso de recuperación?
LL: Lo he llevado muy bien gracias a mi mujer, mis amigos y a mi familia. Me decían que mirase el lado positivo, que tenía la suerte de poder recuperarme en casa. Además me considero un jugador muy fuerte y tengo ganas de sacarlo adelante. Estoy deseando que llegue el momento de volver porque sólo yo sé lo capaz que soy de hacer algo cuando ficho por algún equipo. Todos los que me conocen sabrán las ganas que tengo de ir a un equipo, competir y hacer lo que más me gusta, que es jugar al baloncesto.

Cuando no estás sólo en la recuperación

G: Imagino que el móvil echaría humo desde que se supo que te operabas.
LL: Fue espectacular. Todo el cariño que he recibido desde el primer momento… La afición, de amigos, de compañeros, incluso rivales. Todo el mundo me mandaba ánimos.

G: ¿Hubo algún mensaje que te sorprendiese especialmente?
LL: Sí, hubo uno. El año pasado estuve haciendo algunos entrenamientos con Ricky [Rubio], Marc Gasol, mi amigo Nacho Martín y algunos jugadores más, y justo cuando publiqué mi foto tras la operación recibí un mensaje de Marc Gasol. Me decía, “nano, dime si necesitas cualquier cosa”. No tengo una relación personal tan cercana con él como para que me mandase ese mensaje. Siempre había pensado que era una persona espectacular, además de un grandísimo jugador, y eso me lo confirmó.

G: Por cosas como éstas y conociéndote, nos podemos imaginar que estarás deseando volver a jugar. ¿Qué plazos te marcas? ¿Cuáles son tus planes de futuro más inmediatos?
LL: Lo primero es acabar de recuperarme bien y luego ya me pondré en el mercado. Me gustaría, antes de fichar por algún equipo, prepararme bien con algún equipo de aquí de Barcelona, aunque sea unas semanas, para coger el ritmo de entrenamientos y jugar cinco contra cinco. Después, ojalá que venga una opción interesante y empezar con una ilusión máxima.

G: ¿Abres la puerta a cualquier competición o sólo te centras en la Liga Endesa?
LL: Por supuesto que hablamos de cualquier competición. En los últimos cuatro años he estado en la Liga Endesa y he tenido tiempo para demostrar que he ayudados a mi club a ganar partidos y he tenido muchos minutos, pero evidentemente no cierro la puerta a otras ligas. Estoy en un punto en el que deseo tanto jugar que, sinceramente, la mejor opción que venga será la que cogeré e iré a muerte con ella. En muy poquito ya estaré dando guerra.

Un sueño llamado Juegos Olímpicos

G: Una cosa más antes de despedirnos. Haciendo cuentas y según las fechas que me has dicho, podrías estar listo para el torneo preolímpico de 3×3, ¿verdad?
LL: Por supuesto que voy a estar preparado. Todos estamos muy ilusionados por esta oportunidad que se nos presenta desde hace unos días cuando se anunció que España jugaría el preolímpico. Como todo deportista entenderá, es una ocasión única para poder vivir algo que muy pocos pueden decir, disputar unos Juegos Olímpicos. Personalmente voy a trabajar muy duro para estar listo y tratar de que el seleccionador Jaume Comas me llame para el equipo nacional. 

G: Se te ve muy motivado.
LL: Sí. Me gustaría demostrar, de una vez por todas, que el baloncesto 3X3 no es una pachanga, sino algo muy serio, que va a ser deporte olímpico, y quiero luchar para ser de los primeros en disputar unos Juegos Olímpicos en esta disciplina.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)