Patrick Ewing y el supuestamente amañado Draft de 1985

Patrick Ewing y el supuestamente amañado Draft de 1985

Muchos hablan de tongo en el Draft Lottery de 1985, que dio a los New York Knicks la posibilidad de elegir a Patrick Ewing. Ésta es la historia

La NBA hizo uso del Draft Lottery por primera vez en 1985. El año anterior los Houston Rockets habían elegido a Hakeem Olajuwon en el puesto #1 gracias a un rudimentario cara o cruz, pero a partir de aquella temporada los equipos que no entrasen en playoffs lo harían en un sorteo para dilucidar el orden de elección en el draft. El premio sería la primera selección, o lo que era lo mismo, Patrick Ewing.

El pívot de 2.13 de la Universidad de Georgetown era toda una estrella NCAA y sus tres presencias en la Final Four en sus cuatro años en college pesaban mucho. Fue campeón en 1985 y el mejor jugador del país en 1985. No elegirle en el draft de la NBA sería una insensatez y los New York Knicks no desaprovecharon la oportunidad. Eso sí, la polémica rodeo a la llegada de Patrick Ewing al baloncesto profesional.

No son pocos los que creen que el primer draft lottery estuvo completamente amañado. Las teorías conspiratorias son varias y las evidencias audiovisuales dejan todo tipo de dudas en el aire. El método para establecer el orden de elección del Draft 1985 fue la extracción de sobres depositados un bombo, pero lo sucedido en la ceremonia fue un tanto extraño. Se habla de ‘el sobre congelado’ y ‘sobre marcado’, y aunque la temperatura no se puede apreciar en un vídeo, para muchos, las marcas sí.

Para los que son mal pensados, la persona que introdujo todos los sobres en el bombo los fue colocando de la misma forma… excepto uno que lanza con cierta fuerza contra el fondo contra una de las paredes. El resultado fue que una de sus esquinas quedó deteriorada. Acto seguido David Stern, por entonces comisionado de la NBA, revolvió los sobres antes de elegir uno y se quedó con el que tenía una esquina doblada. Lo abrió y anunció que los New York Knicks elegirían en primer lugar en el Draft 1985. Rumores, rumores, rumores.

En aquella época, el conjunto de la Gran Manzana llegaba de firmar el tercer peor récord de la regular season la temporada anterior. Su última presencia en unas Finales de la NBA había sido 12 años atrás y un gran mercado como New York estaba un poco de capa caída. La llegada de Patrick Ewing cambió por completo todo eso. Lo malo es que aquella ‘suerte’ de los Knicks siempre estaría en entredicho. Stan Kasten, entonces general manager de los Atlanta Hawks, comentó que minutos antes del sorteo había escuchado una conversación entre dos ejecutivos de la NBA en la que se pronunció la frase “ya está. El número uno va a los New York Knicks. Está todo arreglado”.

Patrick Ewing jugó en los New York Knicks quince temporadas, desde 1985 a 2000. Entre sus logros están haber sido Rookie of the Year, formar parte del equipo ideal de la temporada en una ocasión y disputar once All-Star Game. Además fue elegido como uno de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA coincidiendo con el 50º aniversario de la Liga y ganó una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 con el legendario Dream Team. Pero no cumplió con su principal misión en la Gran Manzana: devolver a los New York Knicks a unas Finales.

Durante su última temporada en los Knicks, la 1999-2000, Patrick Ewing disputó su partido número 1.000 como jugador de la NBA, terminando su etapa en New York como el jugador con más partidos disputados en la historia de la franquicia con un total de 1.039. Sin embargo, en el verano del año 2000 fue incluido en traspaso con el que la franquicia quiso renovar su plantilla, haciéndose con los servicios de seis jugadores, dos elecciones de primera ronda del draft y otras dos elecciones más de segunda ronda. Tras aquello, Patrick Ewing jugó una temporada en los Seattle Supersonics y otra más en Orlando Magic. Una vez retirado fue entrenador asistente en los Washington Wizards y dio sus primeros pasos en una carrera en los banquillos que le llevó también a los Houston Rockets, los Orlando Magic y los Charlotte Hornets. Actualmente, y desde 2017, es el entrenador jefe de la Universidad de Georgetown.