La decepción de los Playoffs: ¿Qué ha fallado en los Bucks? ¿Por dónde pasa su futuro?

La decepción de los Playoffs: ¿Qué ha fallado en los Bucks? ¿Por dónde pasa su futuro?

Los Bucks han sido seguranente la gran decepción de los Playoffs NBA. Tras firmar el mejor balance de toda la fase regular, su eliminación en Segunda Ronda (1-4) contra los Miami Heat, en una serie en la que su jugador estrella, Giannis Antetokounmpo, ha terminado lesionado, ha sembrado de dudas un proyecto que parecía construido para ganar el título.

Analizamos qué ha fallado en la serie ante los Heat y cómo queda el futuro de la franquicia:

El tiro alrededor de Giannis

Contar con Giannis Antetokounmpo en tu equipo supone una enorme ventaja, a muchos niveles. En defensa su impacto es gigantesco y en ataque, por su perfil físico y lo coordinado de sus movimientos, el griego es un martillo cuando encara el aro, ha mejorado su toma decisiones (aunque aún tenga margen de evolución) y castiga, en un pestañeo, cualquier desajuste defensivo rival finalizando en la pintura. Es más rápido que cualquier interior y más grande que cualquier exterior, lo que genera el ‘mismatch’ casi por inercia. Eso sí, su falta de acierto en el tiro exterior exige que, a cambio, su equipo le pueda dar oxígeno en ese apartado. Se asume que para que ofrezca su mejor versión necesita espacio en ataque. ¿Por dónde pasa ese espacio? Por tener buenos tiradores que penalicen cualquier ayuda sobre las penetraciones de Giannis, cuando las defensas se cierran sobre él en la pintura.

Los Bucks han promediado un 32.7% de acierto en triples durante su eliminatoria ante Miami, un mal porcentaje que, además, tiene una letra pequeña aún más preocupante. De los 33 intentos de tres puntos de Milwaukee (de media por encuentro) en la eliminatoria, 27 han sido liberados. Es decir, con un defensor a como mínimo un metro de distancia del lanzador. Siendo condiciones fantásticas, su acierto en esos triples ha estado por debajo del 32%. Con ese acierto, la defensa de Miami lo ha tenido bastante fácil para cerrar vías de penetración al aro y conceder tiros abiertos… que los Bucks no castigaban.

Ya durante la temporada, Milwaukee ha sido un equipo que ha intentado un gran volumen de triples (cuarto más alto de la NBA), con un acierto por debajo de la media de la Liga (17º en porcentaje en triples, con un 35.5%). En Playoffs la situación ha sido aún peor. Giannis da muchas cosas, pero a cambio solo demanda espacio en ataque. Los Bucks no han conseguido dárselo.

Generadores que desahoguen el ataque

En Milwaukee Giannis ejerce como director de juego, tiene el balón en su poder y el resto de compañeros juegan abiertos. Los Bucks han venido usando muy poco el pick&roll esta temporada precisamente para conceder aún más espacio para la penetración directa de su líder, dejando incluso a los cincos abiertos para el triple. Pero con el tiro no acompañando, como vimos en el punto anterior, y la transición contenida por el rival (excelente trabajo de Miami ahí), Milwaukee ha necesitado alguna alternativa en ataques a media pista.

Middleton ha respondido, dando un paso adelante (25.6 puntos y 6.8 asistencias en la eliminatoria), pero siendo uno de los mayores especialistas en el tiro de los Bucks, habría sido mejor poder tener otro jugador exterior capaz de generar ventajas desde el bote. Eric Bledsoe, llamado en parte a ese rol, ha decepcionado. Promediando menos de 12 puntos en la serie, con un 33% en tiros de campo y generando, por su pobre acierto en el lanzamiento exterior, otro problema de espacio en ataque.

George Hill, a estas alturas de su carrera, no es ese tipo de jugador capaz de dirigir con frecuencia y desatascar la ofensiva. Y el resto de opciones de perímetro (Di Vincenzo, Matthews, Connaugton, Korver) han cumplido un rol básicamente de especialistas, no preparados para generar ventajas desde el bote con más regularidad. Con Giannis sin espacio, Middleton habría necesitado otra alternativa creativa a su lado. No existió y el ataque de los Bucks pasó a ser previsible y poco efectivo.

¿Planes B?

En el plano defensivo, los Bucks se han visto claramente superados por su rival. La que llegaba a Playoffs como la mejor defensa NBA, con solo 102.5 puntos recibidos por 100 posesiones, ha concedido 113 puntos por 100 posesiones ante Miami. Los Heat les han martirizado desde el triple (15 por partido, con 37% de acierto), aprovechando que la estructura de Milwaukee atrás concede enorme espacio al cinco rival para que piense lejos del aro.

Adebayo no lanza de tres, con lo cual no podía castigar directamente esa fragilidad, pero sí participa muchísimo en el ataque de Miami, recibiendo en poste alto, usando su cuerpo para ejecutar situaciones de pases a la mano o bloqueando a sus tiradores para que ganen un 2×1 al que los Bucks no respondían. Miami ha producido una gran cantidad de buenas situaciones en ataque gracias a ese espacio que concedía Milwaukee, que buscando proteger su pintura (lo ha hecho) no ha encontrado respuesta al resto de problemas derivados de ello.

Budenholzer ha sido criticado por su falta de soluciones en Playoffs, ante una situación adversa, algo que recuerda a lo vivido el curso pasado cuando los Raptors ganaron cuatro veces seguidas a su equipo en Playoffs, remontando la serie (2-4). Miami no tenía a Kawhi Leonard, pero preparando su plan para cortocircuitar a los Bucks no halló después otra alternativa por su parte. El plan A de los Bucks era muy potente pero, una vez se encontró grieta para desmontarlo, la ausencia de plan B les ha condenado.

El futuro

Giannis Antetokounmpo no quiere oír hablar de salida. Pero la clave para el futuro de los Bucks pasa, en buena medida, por su futuro. La franquicia puede ofrecerle una extensión de contrato de cinco años, el llamado ‘supermáximo’, para retenerle por un 35% del límite salarial. El montante superaría holgadamente los 200 millones de dólares y los Bucks evitarían el escenario clave: que el griego no sea agente libre en 2021. Si Giannis no acuerda una extensión, será agente libre en ese momento. Y no le faltarán propuestas de élite, porque cualquier equipo querrá en sus filas a un jugador como él.

El asunto es que Milwaukee es, ahora mismo, una franquicia muy condicionada salarialmente. Las renovaciones recientes de Brook Lopez y George Hill, unidas al enorme contrato de Khris Middleton y el acuerdo por Bledsoe, dejan un panorama difícil. Solo el próximo curso, los Bucks tienen comprometidos 72 millones de dólares entre esos cuatro hombres. Añadiendo a Giannis a la ecuación, el margen salarial para moverse en el mercado de agentes libres es nulo.

Bucks salaries

Fuente: Basketball Insiders

Todo cambio tendría que llegar vía mercado de traspasos, con jugadores como Bledsoe o Hill en la rampa de salida pero dudas sobre qué podría obtener Milwaukee a cambio para que, a corto plazo, tuviera el efecto deseado. El margen de actuación de la Gerencia, a la hora de mejorar el equipo para la siguiente temporada, es reducido.

El verano de 2021 Giannis podría encontrarse una situación similar, con el equipo comprometido en lo salarial y jugadores que, en cierto modo, no dan el rendimiento que secunde su aportación. Milwaukee tiene por delante el reto de construir un bloque con más lanzamiento exterior y que proyecte mejor a su jugador franquicia. El problema es que debe hacerlo rápido, ya que por mucho que las intenciones de Giannis sean buenas, para quedarse en los Bucks, si en lo deportivo el escenario falla… habrá muchas franquicias alerta para ofrecerle proyectos potentes.

    • Foto: Garrett Ellwood/NBAE via Getty Images