5 razones para pensar que Jordan sería tan bueno en la NBA actual como en la suya

5 razones para pensar que Jordan sería tan bueno en la NBA actual como en la suya

ESPN repasa en cinco puntos la postura por la que se cree que Jordan destacaría ahora como ya lo hacía en su carrera

Con una estrella del calibre de Michael Jordan siempre existe la duda: ¿qué habría pasado si en vez de su época jugara en la contemporánea? Sus fieles optan por una respuesta positiva, creyendo que podría ser igual o mejor, y sus detractores lo hacen por una negativa, diciendo que los jugadores de hoy le superarían por otros factores.

Kirk Goldsberry, de ESPN, se ha propuesto dar razones algo más sesudas que la propia opinión. El periodista recopila cinco y las explica. Lo resumimos a continuación:

· Capacidad física. Es uno de los atletas más impresionantes del deporte y eso lo demuestra su increíble velocidad. En sus inicios pesaba 86 kilos pero podía avanzar rapidísimo. Su récord en las 40 yardas, que al cálculo son unos 36,5 metros, era de 4,3 segundos. Si bien no sería tan fuerte como LeBron James, sería una combinación con la habilidad de Thompson, la agilidad de Iverson y la velocidad de Westbrook.

· Mejora en los tiros desde la larga distancia. Tendría que haber evolucionado su tiro de tres puntos, ya que en su temporada de novato los equipos promediaban 3,1 triples lanzados por partido y en la temporada actual son 33,9. Y lo podría haber hecho como, por ejemplo, Kawhi Leonard o Paul George, que entraron a la Liga con un rango corto y fueron alejándose para poder competir contra los demás. A ello hay que añadir la variable de que en la época en la que Michael Jordan aprendió, como cuando ganó la NCAA con los Tar Heels en 1982, la línea de tres puntos no estaba ni diseñada.

· Los cambios de reglamento abren la veda. Los espacios y las nuevas reglas, más flexibles que en su época, han permitido que crezca el volumen de puntos que un jugador o un equipo puede anotar en un partido. Yendo a los porcentajes, se establece una comparativa interesante tomando los 13 años que Jordan estuvo en los Bulls: promedió 31,5 puntos lanzando 23,3 tiros por partido, lo que supone una media de 1,35 puntos por tiro; tomando de referencia a los diez mayores anotadores de esta temporada, que están en 1,41 puntos por tiro, sus 23,3 tiros se habrían convertido en 32,9 puntos por la evolución del juego (y, dejando de lado su carrera y poniéndonos en su pico de efectividad, como el que tiene James Harden ahora, serían 35,4 por cita).

· Defensa perfecta para los nuevos tiempos. Lo pasó algo mal con los que eran más grandes que él, pero apagó las luces a grandes jugadores como Clyde Drexler o Reggie Miller. Su rapidez en el desplazamiento lateral y su inteligencia a la hora de jugar le hizo ser nombrado jugador del Mejor Quinteto Defensivo hasta en nueve ocasiones, lideró a la Liga en robos en tres y fue elegido Jugador Defensivo del Año en una.

· La competitividad. Su mentalidad está fuera de toda discusión porque como ella ha habido pocas en la historia del deporte. Eso ayuda a conservar el éxito durante más tiempo y a ser mejor durante más épocas. Desde que empezó hasta que acabó quiso demostrar que era el mejor al final de los partidos, las series y las temporadas.