NBAEstás viendo//'Queridos Reyes Magos'. Carta de Jose Ajero pidiendo regalos para los 10 españoles NBA
‘Queridos Reyes Magos’. Carta de Jose Ajero pidiendo regalos para los 10 españoles NBA

‘Queridos Reyes Magos’. Carta de Jose Ajero pidiendo regalos para los 10 españoles NBA

Queridos Reyes Magos…

Los miedos, las ansias y hasta lo gratis, mata la ilusión. La pérdida de Steve Jobs no debería matarnos la ilusión de encontrar una Cabalgata de Reyes virtual. Sin maceteros para evitar animaladas y sin abuelos dispuestos a ir a la Guerra del Golfo por caramelos de Alcampo que nunca nadie come.

De cualquier manera, queridos Reyes Magos, seguís siendo nuestro top y nuestro tope. Aquí y allende los mares. En ciudades rodeadas de desiertos o en otras alojadas a una milla de altura. En California o en Nueva York. En el hielo o en la tierra. Y desde los 10 puntos del GPS de nuestro basket, me atrevo a ser exigente y pedir cosas para que nuestras pistolas en la NBA sigan cumpliendo su sueño.

1. MARC GASOL

La carta debe ir dirigida a la Dirección General de la Salud en Oriente. Allí alguien, por algún agujerito ha de mandar bonanza en lo físico a su pie, a sus rodillas y a sus compañeros. Pocas cosas puede hacer para ser mejor. Lidera con el ejemplo, tirando o defendiendo. Y si llega el momento del Gol de Oro, es el jugador que más ‘buzzer beater’ ha hecho en la temporada, dos completos y otros dos a medias. El All-Star no os lo pido como deseo, como obligación.

2. PAU GASOL

El regalo más caro del mundo es el tiempo. Pau no lo tiene. Pero tampoco tiene prisa. A ver, las cosas en Spurs van despacio. Los números de reloj desaparecen en la necesidad grupal. Caen chaparrones de puntos y rebotes, pero chubascos aislados que nos le alejan un poco de su amor con la estadística. No llegarán a lo mejor nunca más. Pero sí, un papel determinante en un equipo determinado a una cosa, ganar con constancia y solvencia. El tiempo es lo que necesita Pau.

3. NIKOLA MIROTIC

El agua que sale del grifo es habitual para muchos y algo impensable para otros. El agua otro bien común que los Reyes deben a Niko. Los Bulls están ardiendo. Un mes de palmaditas en la espalda, risas de vestuario y odas a Wade. Pero de repente la cosa dejó de reír. Niko aceptó ser suplente desde el primer día y como la cosa se astilló, le castigaron también, para evitar tocar a otro. Luego, han tocado a Rondo y eso ya conlleva otras cosas. Wade es un jefe indio, Butler simplemente el jefe y Niko ha de salir con agua desde el banco para ahogar los fuegos que destruyen el intento de construcción de Chicago.

4. SERGE IBAKA

Uno, agua. Otro, tiempo. Y Serge, paciencia. Se atora en el caos indeciso de Frank Vogel. Y al ponerse nervioso, no toma las mejores decisiones. Tres malos ataques de sus compañeros, y al cuarto, se lanza un triple de rabia. Serge llegó a Orlando para ser All.Star y enseñar a un vestuario de jóvenes talentos y veteranos indolentes quién puede ser un líder y quién no. Gaspar o los otros, paciencia que Vogel aprieta y ahoga.

5. RICKY RUBIO

Ilusión. Lo del tiro lo dejamos para el Mago de Oz, pero la vida es muy puta con él. Un día vino a por su mejor amigo y otro, a por su mejor amiga, su madre. Su mochila es complicada de arrastrar y en vez de meter la cabeza en un hoyo, ha decidido pedir corazón a un equipo de jóvenes con talento y puntos; pero sin idea del colectivismo. Pasa como siempre, protege la bola como nunca. Ricky tiene que ponerse a bien con los dioses de la vida y del deporte. Los Reyes le deben traer ganas e ilusión.

6. JOSE CALDERÓN

Pelota. Los jugadores de basket nacen o se hacen con una pelota en la mano. La adoran, la quieren y la piropean. Jose desde que ha llegado a Los Ángeles no ha podido quererla. Le aceptó Luke Walton, bien recomendado por Phil Jackson, pero en otras gestiones más relacionadas con egos y bocinazos al que se desmadre. Le recuerdan en Río, pues así, pero sin vestirse, diciembre lo vivió en zapatos y todo enero podría ser igual, a no ser que sus Altezas lo tengan a bien escucharlo. Free Calde. Dadle la bola.

7. SERGIO RODRÍGUEZ

Un hermanito para que no se quede solo. Jerryd Bayless no iba a ser su rival porque no era un base. TJ McConnell dista mucho de su nivel y las historias de Ben Simmons en la dirección serán eternamente discutidas y por el medio, siempre habrá un bajito por si las moscas pican. Así que han sido muchos minutos, en muchos partidos y encima, muy temprano, reacostumbrando su piel a esas canchas que ya pisó. Por eso, al Chacho, le pido un hermanito, que le ayude a jugar y le deje ser mejor sin maletas pesadas. Demasiada carga de minutos tuvo influencia decisiva en sus picos de rendimiento.

8. WILLY HERNÁNGOMEZ

Pastillas contra el mal ajeno. Vivir en la dinámica de los Knicks te mata. Si la ilusión es grande, aguantas. Está en un bando poco quemado, porque viven de otra manera. Es amigo de Porzingis, compañero de Kuzminskas y en algún momento conoció a Ndour. Forman un frente ajeno a la larga vida de rapper de Rose o Melo. Sus números han crecido sin hacerlo la distribución de los minutos. Una noche más, otra menos, pero cuenta con el guiño de Hornacek. Antes de Reyes, justo, han caído de la tercera plaza en la Fixture a la novena. Otra vez lejos del Playoffs. Él está bien, a lo que le pedimos. Los otros y el entorno buen a estar mal.

9. ÁLEX ABRINES

Más ruido. Juega Álex en un equipo de NFL. Fuertes y altos como los castillos de Juego de Tronos. Y él, con patillas y casi delgado. Pasa un bloqueo o recibe libre y enchufa de tres. Decía Oladipo en Madrid que su tiro es de otro mundo. Eso me jode y me molesta. Abrines salió de la ACB metiendo triples como una de la armas más de un completo arsenal. Completísimo. Por favor, él que es callado necesitaría, sus Altezas, un altavoz de esos que petásteis el Metro de Madrid el año pasado. De los que ponen los adolescentes en su móviles y que me dan dolor de cabeza solo por describirlos.

10. JUANCHO HERNÁNGOMEZ

Un disco de Rap en castellano. Supongo que aún seguirá escuchando, pero al final allí, en la Meca de la cultura Hip Hop me cuesta creerlo. Juancho no juega en los últimos partidos, como antes jugó rm los anteriores. Le gusta a sus entrenador, que no es mal entrenador, y sabe que es el momento clave de la temporada. Que si hay alguna opción de algo, en un Oeste desinflado, ha de ser ahora. Pero no está olvidado, ni marginado. Es una Pepita de Oro con todas las de la ley y una vez que la encontraron, Malone y compañía, la van a cuidar. Es joven y tiene espalda. Que se ponga los cascos y siga a lo suyo, sabe que le quieren. Lo dicho, un disquito.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)