Fran Vázquez explica sus motivos: «Prefiero no jugar, así que renuncio a mi sueldo»

Fran Vázquez explica sus motivos: «Prefiero no jugar, así que renuncio a mi sueldo»

El Casademont Zaragoza ha comunicado la decisión de Fran Vázquez de no jugar el torneo final de la Liga Endesa, tras anunciar su retirada del baloncesto profesional hace unas semanas. El pívot gallego explica los motivos de su decisión y cómo ha llegado a un acuerdo para solicitar la baja voluntaria y no cobrar, ya que no disputará la fase final de Valencia.

Has tomado la decisión de no jugar el torneo final de la Liga Endesa. ¿Por qué?

Estamos todos adaptándonos a una nueva situación, a vivir cada día con estas nuevas medidas. He tenido mis inquietudes con la vuelta a los entrenamientos y no veía claro el volver a jugar en esta situación, así. Creo que estamos yendo demasiado deprisa. Yo no puedo abrazar a mis familiares o amigos y queremos tener contacto con compañeros y contrarios. He antepuesto mi salud a cualquier otra cosa. Lo siento mucho por la afición y por el club, pero es algo que no quería hacer. Lo veo precipitado.

Gigantes: Tú habías tomado ya la decisión de retirarte y entiendo que no tenía nada que ver con esto, ¿no?

La decisión de retirarme era aparte, claro. Mi intención era haberme despedido jugando en una cancha, que es lo que me apetecía. Pero en esta situación no lo veo claro y se lo comuniqué al club. Bajo mi punto de vista, hay protocolos y medidas, sí, pero no notaba la seguridad necesaria para seguir y he preferido anteponer mi salud.

Gigantes: ¿Pero no es una cuestión concreta con el Casademont Zaragoza, es en general?

No, no. Para nada es con ellos. Estoy muy tranquilo. Además aquí en Zaragoza tenemos un médico que ha estado trabajando al pie del cañón y sabe perfectamente de lo que hablamos. Pero es una cuestión más en general: concentraciones, ver cómo evolucionaba todo. Soy consciente de que me puedo contagiar en un supermercado o en una gasolinera, pero también puedo controlar los medios y precauciones que tomo yo. No sé lo que hacen los demás.

Gigantes: Habrá gente que no entienda tu decisión.

Lo sé. Recibiré críticas, pero creo que es algo que es mejor contar, ser honesto y transparente y decir que no quiero jugar. Tomé una baja voluntaria, avisé al club, y no voy a cobrar el tiempo que no esté trabajando. Renuncio a esa parte del sueldo. Estaba entrenando individualmente, pensando en volver, hasta que vi que llegaba el momento y queríamos correr demasiado.

Gigantes: ¿Te dará rabia decir adiós sin pisar una cancha?

Ya es algo asumido. Tomé la decisión y no me he arrepentido en ningún momento. Ojalá dentro de unos meses se supiera cómo combatir el virus. Fastidia no poder volver a jugar un partido, pero es como la retirada. Son decisiones que tomas muy meditadas.

Gigantes: ¿Sabes cuál es tu último partido?

¡Sí! Fue en la Copa del Rey, contra el Unicaja. Estaba tocado físicamente y salió así. Encima fue un partido que se nos escapó a nosotros… Son cosas que pasan.

Gigantes: ¿Esperabas tanto cariño en tu retirada?

La verdad es que no me esperaba tanto. Te esperas cosas, de amigos y tal, pero tanto, la verdad es que no. Cuando pasó todo esto y he visto los vídeos y todo repetido me volví a emocionar. Me he dado cuenta de que teniendo mis defectos y mis cosas, la gente ha podido ver a un Fran Vázquez diferente.

Gigantes: Decías que siempre has tomado decisiones diferentes, precisamente

Claro, pero al final somos personajes públicos, y se ve todo con otra perspectiva. Siempre he intentado tratar bien a todo el mundo y he escuchado las opiniones, tanto las buenas como las malas. Las malas siempre las he intentado utilizar para seguir mejorando en lo personal y en lo profesional.

Gigantes: Ahora que tienes un poco más de perspectiva, casi un mes desde la retirada. ¿Qué cosas te vienen a la cabeza del Fran Vázquez jugador?

Primero el que debutó, que era un pipiolo y no sabía ni dónde estaba. Luego me quedo, en lo personal, con el nacimiento de mi hijo, que fue un momento importantísimo de mi vida, y este final precisamente, poder sentir el cariño de la gente y ver que tantos amigos han estado contentos de estar conmigo y compartir este camino.

Foto: ACB Photo / E. Casas